Davinci+ y Veritas: las dos nuevas misiones de la NASA para explorar Venus

Futuro

Davinci+ y Veritas: las dos nuevas misiones de la NASA para explorar Venus
Foto: NASA/JPL-Caltech

La NASA anunció este miércoles que mandará a Venus dos misiones, Davinci y Veritas, con el fin de continuar con la exploración de este planeta, donde la agencia espacial estadounidense no ha estado en los últimos 30 años.

Por qué es importante: Venus es el planeta más caliente del sistema solar, con estas nuevas misiones la NASA pretende comprender mejor por qué se convirtió en un lugar infernal mientras su vecino, la Tierra, se volvía habitable. Davinci investigará en profundidad la atmósfera de este planeta, mientras que Veritas se centrará en la topografía de Venus.

Estas dos misiones, bautizadas Davinci+ y Veritas, deberían partir «en el período 2028-2030», dijo la Agencia Espacial estadounidense en un comunicado. «Esperamos que estas misiones nos ayuden a comprender mejor cómo evolucionó la Tierra y por qué actualmente es habitable, cuando otros (planetas) no lo son», dijo el nuevo administrador de la NASA, Bill Nelson, en un discurso anual al personal de la agencia espacial.

Davinci+ tendrá que medir la composición de la atmósfera de Venus y determinar si alguna vez tuvo un océano. «La misión consiste en una esfera que se sumergirá en la espesa atmósfera del planeta, realizando mediciones precisas de gases nobles y otros elementos», explicó la NASA.

Veritas, por su parte, estudiará la historia geológica del planeta, poniéndose en órbita a su alrededor. La misión «rastreará los relieves en casi toda la superficie del planeta para crear una reconstrucción 3D de la topografía y confirmar si procesos como la tectónica o el vulcanismo siguen produciéndose allí», según la NASA. Veritas deberá determinar además si los volcanes activos están liberando vapor de agua a la atmósfera.

Davinci y Veritas forman parte de programa Discovery de la NASA, que tiene como meta brindar a los científicos la oportunidad de desarrollar misiones planetarias que profundicen sobre los misterios del sistema solar.

La última misión para estudiar la superficie de Venus se remonta a 1989, cuando la NASA envió la nave espacial Magellan para estudiar la geología del planeta, aunque la tecnología de entonces «no pudo proporcionar certeza sobre el origen de muchas de las características de la superficie», según el equipo de JPL-NASA.

De acuerdo con la agencia espacial estadounidense, Venus es un planeta similar a la Tierra en tamaño, masa y composición, pero su densa atmósfera de carbono provoca una temperatura de más de 480 grados centígrados (900 Farenheit) en la superficie.