Publicidad

Deportes

Las dos apuestas que hacen sentir orgullo a Florentino Pérez

Es innegable la satisfacción que un gestor puede experimentar cuando dos apuestas personales de este calado funcionan a las mil maravillas: Benzema y Vinicius

Las dos apuestas que hacen sentir orgullo a Florentino Pérez
Florentino Pérez.|Europa Press

Es habitual que Florentino Pérez baje a los vestuarios de su equipo tras los partidos. Da igual el resultado. Gane o pierda el Madrid, por allí aparece el presidente. Lo que sí es noticiable es encontrarse al máximo mandatario merengue por la zona de entrevistas para las televisiones con derechos después del pitido final, como sucedió el sábado. 

Florentino Pérez andaba contento. A pesar de llevar calzada la mascarilla, se intuía satisfacción en su comunicación no verbal. El dirigente esperó discreto a que Carlo Ancelotti respondiera en una de las posiciones denominadas flash interview. Cuando el técnico italiano terminó, se encontraron cara a cara y se fundieron en un emotivo abrazo. La charla continuó animada, analizando el encuentro y rememorando las destacadas actuaciones de Benzema y Vinicius. Corren buenos tiempos por la casa blanca y esta improvisada reunión presenciada por THE OBJECTIVE es buena prueba de ello.

Benzema se pone a 300

Los éxitos de Benzema son también los de Florentino y, por ende, los del Real Madrid. Sobre todo, si tenemos en cuenta que durante un largo periodo fue el único que creyó en él. Corría el año 2009. Benzema estaba pasando el rato con los amigos en su humilde barriada natal de Bron (Lyon) y, entonces, sonó el teléfono. Eran su agente y su familia muy excitados: «Karim, ven a casa rápido. Tenemos que hablar». Benzema se hizo el remolón: «Ahora no tengo tiempo», espetó. La respuesta al otro lado del auricular fue definitiva: «Tienes que venir. Florentino está aquí». Karim Mostafa voló como nunca lo había hecho sobre el césped para encontrarse con su mentor. Avergonzado e impresionado a partes iguales, casi ni participó en la charla. Pero sí acertó a responder la pregunta más importante que le planteó Florentino: «¿Tengo tu palabra de que vendrás al Madrid?«. «Sí, tiene mi palabra», contestó el francés.

Presentación de Karim Benzema en el Santiago Bernabéu en 2009. | Foto: Europa Press

13 años después Benzema, se ha puesto a 300 (a 301 goles concretamente) con el Madrid. Un hito solo alcanzado por otras tres leyendas blancas: Cristiano, Di Stefano y Raúl. El gran público tiene grabado en la mente sus cuatro Champions, su baile sobre la línea de fondo en el Calderón o su gol de pillo en Kiev. El avezado seguidor madridista sabe que Florentino Pérez tomó un avión privado y se presentó en su humilde vecindario para que no se le adelantara el Manchester United. El fan merengue conoce que Florentino Pérez, desde el minuto uno, le tuvo una fe ciega. Y eso llena de orgullo al presidente.

Vinicius respeta el escudo

Si Benzema es su ‘favorito’, podemos asegurar sin tapujos que Vinicius es el actual ‘ojito derecho’ del máximo apoderado blanco. Parafraseando a Florentino en tantas y tantas presentaciones, parece un futbolista «nacido para jugar en el Madrid«. Y para muestra un botón: corría el segundo tiempo contra el Valencia. Después de marcar un doblete, Vinicius galopa desbocado por la banda izquierda del Santiago Bernabéu. La pelota se le escapa, su inercia le lleva fuera del campo y directo a pisar el escudo del Real Madrid que delimita el terreno de juego. Vini lo salta para evitar mancillarlo y Chamartín se lo reconoce con una gran ovación. Puede parecer un detalle sin importancia, pero está claro que el brasileño domina tanto la escena como todo registro que supone defender el escudo vikingo.

Florentino Pérez y Vinicius Jr. durante su presentación como nuevo jugador del Real Madrid. | Foto: Real Madrid

El 30 de noviembre os lo conté en este mismo espacio. Vinicius ni se toca, ni se mueve, ni se vende. Florentino Pérez siempre lo ha considerado «intransferible», incluso cuando venían mal dadas, y su renovación se iba a tratar con más premura de lo que marca el protocolo del club (un año antes de que venzan los contratos) debido al espectacular momento que vive y a las muchas novias que le salen. Pues bien, todo progresa adecuadamente.

Es innegable la satisfacción que un gestor puede experimentar cuando dos apuestas personales de este calado funcionan a las mil maravillas. Más si cabe tras haber sido duramente criticados y, en algún momento, hasta vilipendiados y pitados, no ya por los de fuera sino por su propio público. Por eso Benzema y Vinicius son el gran orgullo de Florentino.

Únete a la discusión

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D