Detectados 1.600 delitos de contaminación marina: tráfico ilegal de residuos, vertidos y emisiones

Por: EFE

Energía y medioambiente
Detectados 1.600 delitos de contaminación marina: tráfico ilegal de residuos, vertidos y emisiones
Foto: Tim Mossholder| Unsplash

Una operación mundial contra la contaminación marina ha documentado 1.600 violaciones de la legislación ambiental y ha llevado al arresto de 22 sospechosos que transportaban ilegalmente miles de toneladas de desechos de Europa a Asia, donde era «probable» que fueran arrojados, según ha informado este jueves la agencia Europol. Los operativos identificaron numerosos delitos contra el medioambiente, que van desde la descarga ilegal hasta el tráfico de residuos.

Las claves: la investigación ha considerado miles de sospechosos en todo el mundo y 34.000 inspecciones en el mar y vías navegables interiores, zonas costeras y puertos. También ha supuesto la detección de 1.600 delitos de contaminación marina, 500 actos ilegales contra el medioambiente cometidos en el mar, incluidos vertidos de petróleo, desguace ilegal de buques y emisiones de azufre de los buques, además de 1000 delitos de contaminación en zonas costeras y ríos, como las descargas ilegales, y 130 casos de tráfico de residuos a través de puertos.

Un total de 300 agencias en 67 países participaron en el operativo que duró 30 días, desde el 1 al 30 de marzo, y en el que la parte europea estuvo coordinada por Europol y Frontex, mientras que Interpol coordinó las actividades globales de la operación, tras cinco meses de recopilación y análisis de datos de inteligencias para identificar los puntos críticos y los objetivos.

Además, Europol ha añadido que al utilizar la amplia gama de bases de datos y capacidades analíticas de Interpol, los países participantes «pudieron conectar los delitos de contaminación con otros delitos graves como el fraude, la corrupción, la evasión fiscal, el blanqueo de capitales, la piratería y la pesca illegal».

La pandemia también ha permitido a los delincuentes abusar de las leyes en el mar, según la agencia europea, que subraya que los criminales «se han apresurado a explotar las crecientes vulnerabilidades en diferentes áreas delictivas, incluido el delito ambiental», después de que muchos recursos se hayan reasignado a hacer frente a la pandemia.

«Las tendencias crecientes incluyeron artículos desechables del coronavirus, como mascarillas y guantes, con 13 casos abiertos relacionados con desechos médicos como resultado de esta operación», según ha agregado Europol sobre este operativo, en el que participaron, entre otros, España, Francia, Países Bajos, Argentina, Australia, Bolivia, Ecuador y Uruguay.

Además, al menos 22 sospechosos fueron arrestados por formar parte de una red criminal que traficaba con residuos plásticos entre Europa y Asia, lo que ha permitido impedir el envío ilegal de miles de toneladas de basura a territorio asiático, donde «es muy probable que los desechos hubieran sido arrojados, contaminando los suelos y generando una cantidad considerable de basura marina».

La directora ejecutiva de Europol, Catherine De Bolle, ha advirtido de que «la contaminación marina es una amenaza grave que pone en peligro no solo el medioambiente, sino también nuestra salud y, a largo plazo, nuestra economía mundial» y ha lamentado que, a los criminales «no les importa el medioambiente; no piensan en el mañana, solo en aumentar sus ganancias a costa de nuestra sociedad».