Detenido un conductor de ambulancia por el último ataque talibán en Kabul

Mundo ethos

Detenido un conductor de ambulancia por el último ataque talibán en Kabul
Foto: Massoud Hossaini

Las fuerzas de seguridad afganas han detenido este lunes a un conductor de ambulancia por su presunta complicidad con los autores del atentado talibán del pasado sábado en Kabul. El ataque con vehículo bomba causó más de un centenar de muertos. El portavoz de la Policía de la capital afgana, Basir Mujahid, ha asegurado que el conductor ha sido arrestado en Kabul bajo la sospecha de que «ayudó a los terroristas a pasar la ambulancia llena de explosivos por el punto de control».

Los vídeos de seguridad muestran que 20 minutos antes del ataque dos ambulancias se dirigieron juntas a un punto de control, la primera de ellas conducida por el detenido y la segunda cargada de explosivos, según el Ministerio del Interior. En este lugar se revisó el primer vehículo durante más de un minuto y después lo dejaron pasar, mientras que la segunda ambulancia pasó sin ser registrada. Los encargados de la revisión asumieron que los dos vehículos llevaban pacientes al hospital Jamhoriat, situado en la zona.

Las autoridades afganas sospechan ahora que el conductor de la primera ambulancia ayudó a los terroristas a pasar el punto de control, tal y como informa la agencia Efe.

El detenido y la ambulancia que conducía el día del atentado han sido entregados al Directorio Nacional de Seguridad (NDS), la principal agencia de inteligencia del país, para continuar la investigación de un ataque en el que 235 personas resultaron heridas de distinta consideración, ha precisado Mujahid.

Además del ataque del pasado sábado, otros tres atentados han sacudido Afganistán esta semana. En ellos, han muerto casi 140 personas.

Este lunes, un ataque suicida a una unidad militar reivindicado por el Estado Islámico en Kabul ha causado 15 muertos, entre ellos once soldados y cuatro insurgentes. El 24 de enero, un asalto contra una oficina de la organización humanitaria Save the Children en el este del país provocó once muertos, mientras que la noche del 20 al 21 más de una veintena de personas fueron asesinadas en el ataque a un hotel de lujo en Kabul. De los cuatro ataques sucedidos la última semana en el país, dos han sido reivindicados por los talibanes y otros dos por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas tras el final en 2015 de la misión militar de la OTAN, que continúa en el país en tareas de adiestramiento y capacitación de las fuerzas afganas.