Detenido un japonés por hacer 24.000 llamadas a su operador telefónico

Economía y capital

Detenido un japonés por hacer 24.000 llamadas a su operador telefónico
Foto: Eugene Hoshiko

Akitoshi Okamoto, un pensionista japonés de 71 años, ha sido detenido por hacer supuestamente 24.000 llamadas para quejarse del servicio que le ofrece su compañía de telefónos KDKI. La policía local dice que Okomoto estaba molesto por el hecho de que su teléfono no podía captar transmisiones de radio y exigía que la compañía «se disculpara por violar el contrato y por prácticas comerciales injustas».

Pero esto podría ser la punta del iceberg ya que, según la prensa local, habría realizado anteriormente miles de llamadas desde un teléfono público para dejar clara su insatisfacción con la compañía e insultar al personal del servicio al cliente. KDDI inicialmente no quería presentar cargos contra el japonés por el asunto, pero las quejas continuas comenzaron a afectar al personal, y Okomoto fue arrestado posteriormente.

Según los informes, llamó unas 411 veces al día. El pensionista puede ser acusado de obstrucción de los negocios, que es un delito en Japón que hace ilegal que alguien interfiera con la capacidad de una empresa para llevar a cabo prácticas comerciales regulares, pero la investigación está en curso.

Japón registra un creciente número de problemas sociales causados por el rápido envejecimiento de la población. Los conductores de edad suelen causar graves accidentes de tráfico y las compañías ferroviarias se quejan de que cada vez son más habituales los casos de violencia contra el personal protagonizados por clientes mayores.