Disney reabre en Shangái el primer parque de atracciones tras tres meses cerrado

Sociedad

Disney reabre en Shangái el primer parque de atracciones tras tres meses cerrado
Foto: ALY SONG| Reuters

Disneyland Shanghái ha abierto este lunes sus puertas de nuevo a los visitantes y se ha convertido en el primer parque de la empresa estadounidense que retoma su actividad en todo el mundo después de más de tres meses cerrado a causa de la pandemia de coronavirus.

La apertura del parque de la capital financiera china marcará el camino al resto de instalaciones de Disney en Francia, Estados Unidos y Asia, que todavía permanecen cerradas debido a las restricciones impuestas para frenar la expansión del coronavirus.

El parque temático de Shanghái ha reabierto con el aforo limitado al 30% de su capacidad diaria fijado por el Gobierno chino y con medidas de seguridad como el mantenimiento de la distancia física, el uso obligatorio de mascarillas y controles de temperatura para visitantes y empleados. Para cumplir con el distanciamiento social, se han pintado bandas amarillas en los accesos para mantener la distancia entre los visitantes en las colas para entrar al parque, que ha incrementado también la frecuencia de limpieza y desinfección de las instalaciones.

Las entradas puestas a la venta por internet el pasado viernes, con un precio de 56 euros por persona y día, se agotaron a las pocas horas.

El presidente y gerente general del Shanghái Disney Resort, Joe Schott, ha dicho en un comunicado que, «cuando sea el momento adecuado», otros parques de la compañía «podrán volver a dar la bienvenida a los invitados». Además, ha dicho a los periodistas que confía en que la reapertura «sirva de faro a lo largo del mundo y que confiera esperanza e inspiración a las personas».

La semana pasada Disney anunció que sus beneficios habían caído un 91% en el último trimestre debido a la pandemia, que supuso una reducción de las ganancias antes de impuestos de 1.400 millones de dólares (1.290 millones de euros).

El Parque Disney de Shanghái, al igual que el de Hong Kong, cerró el pasado 25 de enero, dos días después de que China clausurase la ciudad de Wuhan y pusiese a millones de personas en aislamiento para intentar contener la propagación del virus. El de Tokio cerró también en febrero y los de Europa y Estados Unidos lo hicieron en marzo.