Dolor y reconocimiento en despedida del periodista David Beriáin en Artajona

Política y conflictos

Dolor y reconocimiento en despedida del periodista David Beriáin en Artajona
Foto: Jesus Diges| EFE

El dolor por el asesinato del periodista navarro David Beriáin en Burkina Faso se ha unido al reconocimiento a su persona y a su trayectoria profesional en la despedida que este sábado le han brindado familiares, amigos y compañeros en Artajona (Navarra), su localidad natal.

En contexto: David Beriáin y el cámara vasco Roberto Fraile, junto al conservacionista Rory Young, fueron asesinados en Burkina Faso en una emboscada mientras rodaban un documental sobre la caza furtiva en este país africano.

«David quería a su pueblo y su pueblo lo quería a él», se ha repetido estos días y se ha puesto de manifiesto tanto en los recuerdos compartidos por quienes le conocían, que han subrayado lo orgulloso que se sentía de su pueblo, como en las muestras de cariño puestas de manifiesto por los vecinos de este municipio de unos 1.700 habitantes, en el que todos se conocen.

Banderas a media asta y un profundo pesar se ha respirado en esta villa fortificada desde que se tuvo conocimiento del asesinato del «hijo de Angelines, la de la Bodega», un pueblo que la pasada noche recibió entre aplausos el féretro con sus restos mortales, que han sido enterrados en una ceremonia íntima.

Las restricciones establecidas por la COVID-19, que han impedido que muchos que hoy quisieran acompañar a la familia hayan podido trasladarse hasta esta localidad, han llevado también a elegir un espacio amplio y al aire libre para celebrar un funeral en su memoria.

El lugar elegido ha sido el patio del colegio público Urraca Reina de Artajona, en el que estos días «sin consuelo» por su pérdida recuerdan su generosidad y disposición a colaborar y al que concedió la que probablemente fue su última entrevista, al alumnado de 1º de Educación Primaria dentro del proyecto «Conocemos Artajona y los artajoneses».

Allí, en una tarde soleada y fría, sus familiares más próximos, sus padres, su mujer y su hermano, y sus amigos han estado arropados por autoridades como la presidenta de Navarra, María Chivite, y el alcalde de Artajona, Juan Ramón Elorz, así como por vecinos y compañeros de profesión, de su productora y de otros medios o de Reporteros sin Fronteras.

Las sillas dispuestas en el patio con distancia de seguridad han sido insuficientes para albergar a todos los que han querido dar su último adiós al periodista, cuya imagen lanzando el cohete anunciador de las fiestas de su pueblo acompañada del lema «Vuela libre» ha presidido el acto, en el que la música, muy ligada a su vida y a su figura, ha jugado un papel destacado.

La emoción se ha apoderado en muchos momentos de los asistentes, quienes, a través de sus amigos y familiares, han recordado a un hombre de «infinita generosidad, un gran escuchador, un humano que ha sabido dar voz a los que no la tienen», un periodista «comprometido», que ha luchado «contra toda violencia» y cuyos reportajes «rezumaban verdad».