El 86% de las familias dona los órganos de sus familiares cuando fallecen

Sociedad

El 86% de las familias dona los órganos de sus familiares cuando fallecen
Foto: BERND WÜSTNECK

Con motivo del Día Nacional de Donante de Órganos, Tejidos y Células, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) ha querido rendir homenaje a los donantes y sus familias. Los datos anuales de donación demuestran que la sociedad española es solidaria y comprometida.  El 86% de las familias dice sí a la donación cuando uno de sus seres queridos fallece. Además en las últimas tres décadas, desde la creación de la ONT hasta el pasado 31 de mayo, 4.652 pacientes han recibido un trasplante renal de una persona viva gracias a este desinteresado acto.

A pesar de los buenos datos, durante la crisis sanitaria, la actividad de trasplante de donante vivo se ha visto especialmente afectada. Al tratarse de un procedimiento programado y, en aras de proteger al máximo a donantes y a receptores, se ha decidido posponer este tipo de procedimientos hasta que la situación epidemiológica mejorara. No obstante, a pesar de la difícil situación, se ha realizado un trasplante hepático de donante vivo durante la pandemia.

En las últimas tres semanas, a medida que la situación en los hospitales ha ido recuperando su normalidad y se han habilitado circuitos libres de COVID-19 , se ha reactivado el programa de trasplante renal de donante vivo y ya se han realizado seis procedimientos. En lo que respecta al resto de órganos, de acuerdo con lo últimos datos de la ONT, desde el 13 de marzo, anuncio del Estado de Alarma, hasta el 31 de mayo se han realizado 379 trasplantes a partir de 171 donantes. A la progresiva mejora de la actividad de donación y trasplante han contribuido las directrices pautadas en el Plan Post-COVID-19, impulsado por la ONT y las Coordinaciones Autonómicas de Trasplante.

Además días antes de decretarse el Estado de Alarma, se realizó el primer trasplante renal cruzado con Portugal y el tercero desde que se inició la internacionalización del programa (los dos anteriores se realizaron con Italia). En él participaron la Fundación Puigvert de Barcelona y el Centro Hospitalar Universitário de Oporto y ambos siguieron estrictos controles de seguridad propios de la epidemia de COVID-19. Ambos países realizaron pruebas RT-PCR a los donantes y a los receptores con resultado negativo previo a la intervención.

Este intercambio requirió una total colaboración entre la ONT y el Instituto Português do Sangue e da Transplantação (IPST), los coordinadores autonómicos y/o regionales de trasplantes y los equipos médicos de los dos hospitales que participaron en este operativo. También se contó con el apoyo especial de la Fuerza Aérea portuguesa para el traslado de los órganos. Tanto los donantes como los receptores que participaron en este procedimiento se encuentran en buen estado de salud.