El Constitucional admite el recurso de Puigdemont contra su suspensión

Política y conflictos

El Constitucional admite el recurso de Puigdemont contra su suspensión
Foto: Olivier Matthys

El pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha decidido por unanimidad admitir a trámite el recurso de amparo presentado por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont contra el auto dictado por el Tribunal Supremo de 9 de julio de 2018, que ordenaba la suspensión automática de sus funciones y cargos públicos, informa el Constitucional en un comunicado. El Tribunal aprecia que en el recurso “concurre una especial trascendencia constitucional porque plantea un problema o afecta a una faceta de un derecho fundamental sobre el que no hay doctrina de este tribunal”.

La providencia requiere al Supremo que en un plazo que no exceda los 10 días remita certificación o fotocopia certificada de las actuaciones correspondientes.

Por otro lado, respecto a la solicitud de suspensión de la resolución recurrida, el pleno no aprecia la “urgencia excepcional” a la que se refiere el art. 56.6 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. No obstante, procede formar la oportuna pieza separada y conceder un plazo de tres días al Ministerio Fiscal y al recurrente en amparo para que efectúen las alegaciones correspondientes.

Fue el pasado julio, cuando el juez que instruye la causa abierta por el procés, Pablo Llarena, comunicó a la Mesa del Parlament la suspensión de cargo público de los cinco diputados catalanes en prisión preventiva (Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Jordi Sànchez) así como de Puigdemont, todos ellos procesados por rebelión. Así, Llarena ha acordado la conclusión del sumario de la causa abierta contra los independentistas catalanes.

La suspensión tuvo consecuencias políticas días después. JxCat y ERC protagonizaron un choque sin precedentes en el Parlament, a raíz de su desacuerdo en torno a si había que sustituir temporalmente a los seis diputados o bien debía dejarse al margen de esta medida al expresidente catalán. Incluso se tuvo que desconvocar un pleno ante el desacuerdo y el cruce de acusaciones en el seno de la Mesa de la Cámara entre Junts per Catalunya y ERC sobre cómo aplicar la suspensión de los diputados.