El hombre más rico de Siria arremete públicamente contra Bashar al-Assad

Economía y capital

El hombre más rico de Siria arremete públicamente contra  Bashar al-Assad

El hombre más rico de Siria y primo hermano del presidente Bashar al-Assad, Rami Makhlouf, ha exacerbado una pelea pública contra el líder sirio, acusándolo de enviar fuerzas de seguridad para arrestar a sus empleados y hacerse cargo de sus negocios.

El magnate ha financiado al líder sirio durante los últimos 20 años y gran parte de los esfuerzos de guerra del régimen desde 2012. A través de un imperio conglomerado que ha controlado hasta el 60% de la economía siria, Makhlouf había acumulado una fortuna de hasta 10 mil millones de dólares, considerándose intocable dentro de Siria, según el medio británico, informa The Guardian.

Rami Makhlouf hizo público el domingo un segundo vídeo de Facebook, dos días después de su primera aparición arremetiendo contra Assad, que levantó la tapa de su separación con su primo.

Este desmarque público se produce cuando Assad ha sido objeto de críticas por parte de uno de sus dos patrocinadores, Rusia, que se ha impacientado a medida que la larga y costosa guerra avanza lentamente.

Siria ha sido devastada por una guerra que dura ya nueve años y que ha disminuido en gran medida el poder de Assad ejerciendo una presión sin precedentes sobre los clanes gobernantes y sus redes, que han dirigido la economía como un feudo personal.

Makhlouf había controlado casi todos los pilares de la economía, incluida la construcción, las importaciones de automóviles, el comercio minorista, el turismo y las telecomunicaciones, donde la red móvil Syriatel ha sido su principal fuente de ingresos, y el objetivo del interés de Assad.

«La presión comenzó de manera inaceptable y las fuerzas de seguridad, de manera inhumana, están arrestando a nuestros empleados», dice Makhlouf, quien agrega dirigiéndose al líder sirio: “Presidente, las fuerzas de seguridad han comenzado a atacar las libertades de las personas. Estos son sus fieles seguidores. La situación es peligrosa y, por Dios, si continuamos, la situación del país será muy difícil».

Makhlouf ha afirmado que le habían pedido que pagara hasta 180 millones de libras en impuestos, lo que dijo que estaba dispuesto a hacer con el tiempo. Sin embargo, ha señalado que no renunciaría a Syriatel, que es la arteria económica del gobierno de Siria afectado por las sanciones y uno de sus mayores activos.

La caída en desgracia de Makhlouf y la animosidad pública entre él y Assad ha sorprendido a Damasco y la diáspora siria, ya que las disputas familiares se llevan a cabo tradicionalmente en absoluto secreto.

Sin embargo, la naturaleza altamente visible de esta caída ha puesto de manifiesto una profunda preocupación en torno a las precarias finanzas del país y ha llevado a especular que la primera dama siria, Asma al-Assad, ha asumido un papel de liderazgo en la recuperación económica.

Makhlouf construyó su fortuna en gran medida gracias a las comisiones que le pagaron las grandes redes de empresarios.