The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Australia

El jugador australiano despedido por comentarios homófobos demanda a la Federación de Rugby

Foto: Frank Augstein | AP

La estrella de los Wallabies Israel Folau, expulsado del equipo nacional por declaraciones homófobas, ha anunciado este jueves que ha lanzado una acción legal contra la Federación Australiana de Rugby por despido improcedente, tras el fracaso en junio de un intento de mediación.

"Una conciliación ante la comisión de equidad en materia de empleo no resolvió las diferencias entre nosotros. Por ello, inicio una demanda", ha declarado el jugador en un mensaje de vídeo.

Ferviente cristiano evangélico de 30 años y 73 veces internacional con los Wallabies, Folau provocó indignación a mediados de abril cuando publicó un mensaje en su cuenta Instagram que decía: "Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, idólatras... El infierno los espera. ¡Arrepiéntanse! Sólo Jesús puede salvarlos".

La Federación  Australiana de Rugby (RA) decidió rescindir su contrato, lo que el jugador rechazó. Pero la comisión de disciplina de la RA decidió despedirlo a finales de mayo, poniendo así fin a la carrera del jugador con los Wallabies y en Australia, según informa AFP.

El caso dividió a Australia. Folau logró recaudar más 1,3 millones de dólares en dos días con ayuda de una organización cristiana para cubrir los costes del juicio.  Antes de eso, una colecta en línea en el sitio GoFundMe había logrado reunir 700.000 dólares, pero fue cerrada por la plataforma por "promoción de la discriminación o de la exclusión".

Folau ha presentado esta semana ante un tribunal de Melbourne una solicitud de ocho páginas en la que ha afirmado que fue despedido por motivos religiosos y ha solicitado una indemnización, una reintegración total y disculpas de la Federación, según informa el diario The Australian, Según otras fuentes, el exjugador podría reclamar hasta 10 millones de dólares a la RA.

La Federación australiana por el momento no ha reaccionado.