The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Vaticano

El papa celebra sin fieles una misa del Domingo de Ramos que da comienzo a la Semana Santa

EFE
Foto: Pool | Reuters

El papa Francisco ha dado inicio a los ritos de la Semana Santa con la celebración litúrgica de un Domingo de Ramos especial, pues ha tenido lugar en el interior de la Basílica de San Pedro y no en la plaza vaticana, como es habitual, y no ha contado con fieles por la crisis del coronavirus.

"El drama que estamos atravesando nos obliga a tomar en serio lo que cuenta, a no perdernos en cosas insignificantes, a redescubrir que la vida no sirve, si no se sirve. Porque la vida se mide desde el amor. De este modo, en casa, en estos días santos pongámonos ante el Crucificado, que es la medida del amor que Dios nos tiene", ha dicho durante la homilía.

El papa ha estado acompañado solo un reducido grupo de religiosos, que han respetado en todo momento la distancia de seguridad. El altar ha contado con la presencia de la imagen de la Virgen Salus Populi Romani y del Cristo crucificado de la Iglesia de San Marcello. Además, el interior de la basílica ha sido decorado con algunos olivos y palmas.

El papa ha ofrecido este domingo una homilía en la que ha pedido a la gente que evite sentirse sola y se aferre a la fe en estos momentos de dificultad. "Cuando nos sintamos entre la espada y la pared, cuando nos encontremos en un callejón sin salida, sin luz y sin escapatoria, cuando parezca que ni siquiera Dios responde, recordemos que no estamos solos".

Además, ha pedido a los fieles de todo el mundo que contacten al que sufre, "al que está solo y necesitado", y ha lanzado un mensaje a los más jóvenes: "Mirad a los verdaderos héroes que salen a la luz en estos días. No son los que tienen fama, dinero y éxito, sino son los que se dan a sí mismos para servir a los demás".

Esta será una Semana Santa particular que el papa Francisco celebrará sin fieles y quienes quieran participar tendrán que hacerlo desde sus casas, a través de los medios de comunicación o las redes sociales.

Francisco oficiará la misa de Jueves Santo pero no el tradicional lavado de los pies que solía hacer en centros de acogida de migrantes o en las cárceles. También habrá una misa el Viernes Santo, como el día anterior en el interior de la Basílica, pero el Via Crucis se celebrará en la plaza de San Pedro y no en el Coliseo, donde se realizaba ininterrumpidamente desde 1964.

Tampoco habrá fieles en la Vigilia Pascual del Sábado ni en la misa de Resurrección del domingo, tras la cual Francisco impartirá la bendición Urbi et Orbi.