El partido alemán de ultraderecha, AfD, sometido a escrutinio por los servicios secretos

Política y conflictos

El partido alemán de ultraderecha, AfD, sometido a escrutinio por los servicios secretos
Foto: TOBIAS SCHWARZ| AFP

El partido de extrema derecha Alternativa por Alemania (AfD) se someterá a un escrutinio policial por haber multiplicado sus ataques contra el orden democrático, tal como han decidido los servicios de inteligencia de Interior. Por su parte, la copresidenta del grupo parlamentario de AfD, Alice Weidel, denunció en su cuenta Twitter una decisión «puramente política» e «injustificada».

Los detalles: la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV, por sus siglas en alemán) ha colocado a la formación política dentro de la lista de «casos sospechosos», lo que le permite vigilar sus comunicaciones o introducir informantes entre sus filas, según fuentes parlamentarias recogidas por AFP. Aún así, se han comprometido ante el Tribunal Administrativo de Colonia, donde hay una demanda en curso, a renunciar al menos por el momento al seguimiento de diputados en las cámaras tanto federal, como regionales y europea, así como de candidatos en las elecciones a celebrar este año.

La colocación bajo vigilancia está marcada con el sello de la infamia en Alemania porque, en principio, está reservada a los grupos ultrarradicales. En este sentido, la decisión, tomada a finales de la semana pasada según la edición web de la revista Der Spiegel, es muy sensible, pues se ha dado a siete meses de las elecciones legislativas del 26 de septiembre. Por esta razón, portavoces de la formación han declarado este miércoles que tomarán acciones legales para impedir la aplicación de esta medida.

De este modo, las informaciones publicadas por el diario nacional compilan un informe del espionaje interior de alrededor de mil páginas, que incluye varias pruebas de supuestas violaciones contra el orden liberal democrático recopiladas por juristas y expertos desde comienzos de 2019 y constituye la base para la vigilancia de la AfD en su conjunto. Asimismo, entre los documentos recopilados figuran varios centenares de discursos y declaraciones de representantes de este partido en todos sus niveles.

Una razón de peso para su catalogación como «caso de sospecha» por extremismo es la influencia de la corriente más radical dentro del partido –Der Flügel (El Ala)-, a la que la propia dirección conminó el año pasado a disolverse. A ellos se suman vínculos con organizaciones de extrema derecha como el Movimiento Identitario, la publicación Compact y el laboratorio de ideas de reciente creación Instituto para políticas de Estado.

El partido AfD, creado en 2013, irrumpió en la cámara de diputados en 2017 y es la principal fuerza de oposición a los conservadores liderados por la canciller Angela Merkel y a los socialdemócratas en el poder. El partido debe su apoyo electoral a sus posiciones contra la política migratoria de Merkel, pero está actualmente muy dividido internamente y ha perdido fuerza, según los últimos sondeos.