El presidente checo no quiere refugiados para prevenir "ataques bárbaros"

Política y conflictos

El presidente checo no quiere refugiados para prevenir "ataques bárbaros"
Foto: DAVID W CERNY| Reuters

El presidente checo, Milos Zeman, ha vuelto a expresar públicamente su posición contraria al problema de la inmigración al hacer un llamamiento este martes para que se prohíba totalmente la entrada de refugiados en el país como medida para prevenir «ataques bárbaros». En su opinión, dejar entrar incluso a un sólo refugiado implica correr un elevado riesgo de sufrir un atentado islamista como en Francia y Alemania.

Zeman, se opuso incluso a los planes de permitir que 80 refugiados que huían de la guerra de Siria buscaran asilo en el país.»Nuestro país simplemente no puede afrontar el riesgo de ataques terroristas como los que han ocurrido en Francia y Alemania», ha dicho. «Aceptar a inmigrantes supondrían crear una caldo de cultivo para ataques bárbaros».

El Gobierno checo ha acordado acoger a 80 refugiados sirios de un campo turco, un número muy pequeño en proporción a los miles de ciudadanos que huyen de la guerra civil en su país. Sobre esta decisión, Zeman ha manifestado que el primer ministro Bohuslav Sobotka debería impedir nuevas llegadas de refugiados ya que cada vez es mayor el sentimiento ciudadano a favor de endurecer las políticas migratorias. Así lo atestigua una encuesta realizada en mayo en la que el 61 por ciento de los checos estaba en contra de aceptar refugiados de guerra, frente al 52 por ciento que opinaba así en octubre.