El primer ministro australiano acusa a un país extranjero de un ciberataque al Parlamento

Mundo ethos

El primer ministro australiano acusa a un país extranjero de un ciberataque al Parlamento
Foto: MARK METCALFE

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha acusado este lunes a un “agente estatal sofisticado” del ciberataque que sufrieron el Parlamento australiano y varios partidos políticos hace una semana. “Nuestros expertos informáticos creen que un agente estatal sofisticado es el responsable de este acto maligno”, ha dicho Morrison a los diputados.

Además, ha informado de que este ataque informático no afectó solo al Parlamento, como se dijo en un primer momento, sino que también afectó a algunos partidos, “el Liberal, el Laborista y los Nacionales”. “Nuestras agencias de seguridad detectaron esta actividad y actuaron de manera decisiva para afrontarla”, ha explicado.

Sin embargo, ha asegurado que “no hay evidencia de ninguna interferencia electoral”, ha dicho en referencia a las elecciones generales que se celebrarán en mayo. “Hemos interpretado una serie de medidas para garantizar la integridad de nuestro sistema electoral”, ha añadido.

Estas declaraciones de Morrison llegan después de la confirmación del presidente del Senado de Australia, Scott Ryan, de que no se han detectado problemas de ciberseguridad tras el ataque de estos presuntos hackers extranjeros.

Tras el ciberataque, se adoptaron varias medidas, como el cambio de las contraseñas, a pesar de que no hubo ningún robo de datos.

Las especulaciones sobre quién podía estar tras el ataque se centran en China, pero las autoridades australianas no han señalado directamente a Pekín.

Fergus Hanson, un experto en ciberseguridad del Instituto de Política Estratégica Australiana, ha estimado que «es pronto» para señalar a alguien, pero que sólo hay «uno o dos» países capaces de lanzar el ataque informático. Para este analista, China «está en lo más alto» en la lista de posibles sospechosos, pero tampoco descarta a Rusia, informa AFP.