The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

El rey Felipe VI pronuncia su discurso de Navidad: “España no puede quedarse inmóvil”

Redacción TO
Última actualización: 25 Dic 2019, 12:15 am CET
Foto: Casa Real

El rey Felipe VI ha destacado en su tradicional discurso de Navidad que “el tiempo no se detiene y España no puede quedarse inmóvil, ni ir por detrás de los acontecimientos”, una frase que pronuncia en pleno bloqueo de las negociaciones de la investidura del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Desde el salón de audiencias del Palacio de la Zarzuela, Felipe VI ha recordado al principio de su discurso que hace ya cinco años que dio el primero, cuando sucedió en el trono a su padre, Juan Carlos I, después de que este abdicara. “Hace cinco años tuve el honor, por primera vez como rey, de felicitaros la Navidad y de transmitiros un mensaje de afecto y buenos deseos para el nuevo año. Un mensaje también de compromiso con mi vocación de servir a España con lealtad, responsabilidad y total entrega”, ha dicho.

El rey ha hecho especial énfasis en los problemas que enfrentamos como sociedad: “Se dice –y es verdad– que el mundo no vive tiempos fáciles. Quizás nunca lo sean del todo; pero los actuales son, sin duda, tiempos de mucha incertidumbre, de cambios profundos y acelerados en muchos ámbitos que provocan en la sociedad preocupación e inquietud, tanto dentro como fuera de nuestro país”.

Entre esos problemas y desafíos, el rey ha destacado la “falta de empleo”, “las dificultades económicas”, “la revolución tecnológica”, “el deterioro de la confianza en las instituciones” y “Cataluña”, todas ellas “serias preocupaciones que tenemos en España”.

En cuanto al momento político actual en España, el rey ha mencionado que “después de las elecciones celebradas el pasado 10 de noviembre, nos encontramos inmersos en el procedimiento constitucional previsto para que el Congreso de los Diputados otorgue o deniegue su confianza al candidato propuesto para la Presidencia del Gobierno”.

El rey se ha mostrado, sin embargo, optimista al destacar que la española es “una sociedad que ha hecho frente –y ha superado– situaciones muy difíciles con una serenidad y entereza admirables, demostrando una gran resistencia y madurez”

“El progreso de un país depende, en gran medida, del carácter de sus ciudadanos, de la fortaleza de su sociedad y del adecuado funcionamiento de su Estado.”, ha añadido.

El rey ha querido también lanzar una petición al conjunto de la sociedad, pero también a la clase política: “Confiemos en nosotros mismos, en nuestra sociedad; confiemos en España y mantengámonos unidos en los valores democráticos que compartimos para resolver nuestros problemas; sin divisiones ni enfrentamientos que solo erosionan nuestra convivencia y empobrecen nuestro futuro”.

“Tenemos un gran potencial como país. Pensemos en grande. Avancemos con ambición. Todos juntos. Sabemos hacerlo y conocemos el camino”, ha puntualizado al final de su discurso.