Victor Riverola

40 años después del golpe, el poder de los bancos

El mundo está evolucionando hacia algo muy difícil de preveer, porque los gobiernos se niegan a escuchar a sus ciudadanos

Opinión

40 años después del golpe, el poder de los bancos

El mundo está evolucionando hacia algo muy difícil de preveer, porque los gobiernos se niegan a escuchar a sus ciudadanos

En una entrevista reciente con Costa-Gavras, el director de ‘Missing’ (1982), me comentaba que el mundo está evolucionando hacia algo muy difícil de preveer, porque los gobiernos se niegan a escuchar a sus ciudadanos. Países que parecía que podían dejar atrás graves conflictos internos, vuelven a mostrar sus divisiones y sus heridas mal cicatrizadas y Chile, es un ejemplo de ello. Fuimos testigos de las protestas del mes de junio, junto al Mercado Central de Santiago, en el centro histórico, donde miles de estudiantes y profesores se manifestaban contra lo que ellos entienden como la herencia del sistema neoliberal que estableció Pinochet. La pasada semana las protestas regresaron, con enfrentamientos entre grupos de manifestantes y la policía, con cientos de detenidos y 34 policías heridos. La policía se negó a entregar cifras de manifestantes heridos, sumiendo al país en una división complicada.

Desde hace unos tres años, profesores y estudiantes se manifiestan en las principales ciudades chilenas en demanda de una educación pública, gratuita y de calidad que sustituya al actual sistema de financiación a través de créditos bancarios. El 17 de julio se dio un gran paso en la Cámara de Diputados, aprobando una ley que garantiza el acceso universal y gratuito a la educación parvularia a todos los niños a partir de los 3 años, reconozco que fue un paso importante para situar a Chile al nivel de Suecia o Finlandia. El Gobierno de Piñera presentó una reforma educativa para que el Estado asuma la gestión de los créditos bancarios para acceder a la universidad con mejores condiciones que las ofrecidas hasta ahora por los bancos, pero los estudiantes rechazaron la reforma porque no responde a su deseo de que Chile tenga, por primera vez en su historia, una educación pública, gratuita y de calidad. Aunque la reforma mejora el sistema existente, sigue obligando a los alumnos a recurrir a créditos para financiar sus estudios. Acabo volviendo a Costa-Gavra: ‘Hoy el verdadero mal está en la economía, en los malos gestores vendidos a los bancos y en la codicia. Gran parte del planeta sigue negándolo, auto-engañándose’.

Más de este autor

Malditos fachas contra rojos de mierda

Mantener una conversación con “periodistas” de Libertad Digital y en cinco minutos tener que abandonar la misma debido a los improperios que te lanzan solo por defender un punto de vista distinto al suyo. Tener que leer en la prensa como locutores de radio se mueren por disparar a ciertos políticos de ciertos partidos de ideología contraria a la suya y en general, leer a diario en los comentarios de muchas noticias en Internet gravísimos insultos vertidos por mentes retrógradas que viven ancladas en el pasado. No son casos aislados, no, no, es algo que por desgracia va en aumento. No avanzamos como país debido al anclaje mental de una población que necesita urgentemente subir su nivel de exigencia política, cultural y educacional. Las cuentas de radicales mentales siguen abiertas, sin que nadie haga nada por cerrarlas, ya va bien que se maten entre ellos, de este modo el poder sigue controlándoles a placer.

Opinión

Cuando la lógica y el sentido común brillan por su ausencia

Dejamos un nuevo año atrás, bajo mi punto de vista un buen año a nivel de aprendizaje personal, pero un año perdido a nivel político. No es mi deseo darle la razón a Salvador Sostres, con quien suelo estar en desacuerdo en la forma, no tanto en el fondo, pero en esta ocasión, comienzo a pensar que en España necesitamos realmente mucho mas nivel político y de exigencia.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

La nueva normalidad

«La nueva normalidad es ante todo un régimen de opinión y un listado de cosas toleradas o censuradas, que pueden ir cambiando sobre la marcha»

Opinión

José Carlos Rodríguez

No volverán

«Iglesias se coloca como medalla su deseo de acabar con la alternancia democrática. Sólo con eso mina la confianza en nuestra democracia. El golpe de Estado moderno sigue su curso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Pongamos que hablo de Madrid

«Los afines al Gobierno central sacan la artillería –y motivos no les faltan– contra la gestión de Ayuso y así tapar sus propios errores; los contrarios, responden sacando datos que dan a entender que la cosa no es para tanto»

Opinión