Roberto Herrscher

¿A quién insultas si te choca un Google Car?

Iba a 5 kilómetros por hora. Iba tranquilamente por su carril. Se detuvo con exquisita corrección cuando el semáforo se puso en amarillo. Cuando el semáforo cambió a verde, cambió de carril y en ese momento impactó suavemente contra un autobús que iba a 25 kilómetros por hora. Fue una escena histórica: era el primer choque de un Google Car, un coche autónomo, sin conductor, que el multifacético buscador de Internet acaba de introducir en el mercado.

Opinión

¿A quién insultas si te choca un Google Car?
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Iba a 5 kilómetros por hora. Iba tranquilamente por su carril. Se detuvo con exquisita corrección cuando el semáforo se puso en amarillo. Cuando el semáforo cambió a verde, cambió de carril y en ese momento impactó suavemente contra un autobús que iba a 25 kilómetros por hora. Fue una escena histórica: era el primer choque de un Google Car, un coche autónomo, sin conductor, que el multifacético buscador de Internet acaba de introducir en el mercado.

El chofer del autobús se debe haber bajado de su vehículo hecho una furia. ¿Y con qué se encontró? Con el último grito de la máquina que reemplaza al ser humano. No había nadie a quien insultar, nadie con quien pelearse, nadie a quien recriminar.

La escena me causa escalofrío. Ya habíamos leído de robots sirvientes, limpiadores de pisos, cocineros, hasta amantes y compañeros. Pero quitarnos el derecho de pelearnos con el imbécil que cambió de carril sin mirar, mentar a su madre, su padre, augurarle muertes terribles o infiernos calcinantes es un derecho: el derecho a desahogarse. ¿Qué hacer cuando el que te embiste es un coche sin conductor, un don nadie?

La noticia incluye la reacción oficial de Google. La empresa admite que tiene “alguna responsabilidad” en lo sucedido. No es suficiente, de ninguna manera.

La vida ya está llena de voces maquinales que nos piden dulcemente esperar sin colgar el teléfono, que nos invitan a marcar una y otra vez números inconducentes. Nuestros días están llenos de páginas web que nos indican que rellenemos formularios y casilleros para al final indicarnos con frialdad que se ha producido un error y que hay que empezar otra vez de cero.

Los topetazos y las frenadas bruscas en la calle eran la última oportunidad para pelearnos con saña y con gusto ante un humano como nosotros. Otro energúmeno que también tiene ganas, necesidad de descargar su bronca ante el mundo.

Nos pasamos el día callando los insultos que se merecen tantos que nos rodean. No nos animamos. Nos acobardamos. Pero ante el volante, ante un desconocido, a ese chofer de autobús y a todos nosotros se nos despierta el valiente, el gritón, el salvaje que llevamos dentro. Queremos gritar, nos brota el insulto.

¿Y con qué nos topamos? Con un coche de Google que maneja solo. ¿A quién insultamos? ¿Qué hacemos con el grito que se nos sube a la garganta?

Es el colmo. Ya ni putear nos dejan.

Contexto

    Más de este autor

    Roger Moore y los actores de nuestra vida

    Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

    Opinión

    Treinta mil

    Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Daniel Capó

    Ser padres

    «La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

    Opinión