The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

A rastras con el fútbol

Se calcula que los visitantes y forofos que acudirán se dejarán en torno a 40 millones de dólares en el país. Un maná de dinero del turismo en torno al gran evento deportivo.

Se juega en Chile la Copa América de fútbol. No se ha apagado el eco del escándalo de mierda que asola a los mandamases del negocio y arranca el gran torneo hispanoamericano, escaparate de figuras consagradas y en ciernes. Se calcula que los visitantes y forofos que acudirán se dejarán en torno a 40 millones de dólares en el país. Un maná de dinero del turismo en torno al gran evento deportivo.

Chile, un país culto, leído, con biografía y heridas profundas, padece también la crisis. La presidenta Bachelet es objeto de críticas. Y aprovechando la trascendencia del deporte, muchos chilenos salen a la calle a protestar. Sobre todo en Santiago y Valparaíso. Los que más y mejor organizados están son los estudiantes y los profesores. En la fotografía de Rodrigo Garrido un grupo de jóvenes se arrastra reclamando una nueva educación, porque creen que la que reciben hoy está por los suelos.

No conozco lo suficiente Chile para saber el grado de razón que les asiste. Pero estoy seguro que alguna. Porque en todos los países estos chicos y chicas ven comprometido su futuro. O sea, el futuro. El de los países. Porque en todos está en manos de ellos. Y los rostros crispados en actuación casi teatral me hacen pensar que, con más razón o con menos, tienen derecho a exigirle a Bachelet un futuro mejor.

Y la exposición aprovechando el evento me parece lógica. La presencia de periodistas de todo el mundo les suministra una visibilidad internacional que hacen bien en aprovechar. Y les veo arrastrarse por el asfalto y no puedo evitar pensar que quienes han organizado el espectáculo del balón si que se arrastran, pero no en protesta democrática, sino en el fango de la corrupción. A rastras con el fútbol. Que mala educación debieron tener estos golfos millonarios de la FIFA. Estos estudiantes, por los suelos, rebosan dignidad. Por eso reclaman una educación mejor.

Más de este autor

Más en El Subjetivo