Teresa Viejo

A tientas y a ciegas

No precisamos escuchar para que el pánico nos hiele la sangre. No es necesario el roce extraño de un desconocido sobre la piel para que el vello se erice y queramos huir de un escenario supuestamente hostil.

Opinión

A tientas y a ciegas
Teresa Viejo

Teresa Viejo

Periodista. Escritora. "Mientras llueva" mi última novela. Directora de "La Observadora" RNE. Embajadora de UNICEF.

No precisamos escuchar para que el pánico nos hiele la sangre. No es necesario el roce extraño de un desconocido sobre la piel para que el vello se erice y queramos huir de un escenario supuestamente hostil.

Saludemos hoy a ese extraño compañero de viaje llamado miedo. A esa emoción dominante que agita, sacude, lleva a la acción o a la parálisis pues, aún resultando antagónicas, ambas reacciones son tan plausibles como humanas. Parece probable que habiéndolo sufrido alguna vez ignoremos cómo actúa, por tanto grosso modo diré que activa el lóbulo occipital seguido del frontal, corroborando que el cerebro prioriza la información amenazante frente a cualquier otra.
El miedo no es una entelequia, es tangible e incluso cuantificable, nazca ante amenazas reales o imaginarias -aunque en este caso hablaríamos de ansiedad-; y de entre todas las emociones, es la más susceptible de provocar el efecto contagio: ese temor colectivo que se desata cuando alguien grita en un recinto y la sombra de una amenaza desencadena una oleada de terror entre los asistentes.

No hay que ver nada especial para asustarse. No precisamos escuchar para que el pánico nos hiele la sangre. No es necesario el roce extraño de un desconocido sobre la piel para que el vello se erice y queramos huir de un escenario supuestamente hostil. Pero sí requeríamos de un cerebro sano capaz de procesar todos estos estímulos. Hasta ahora.

Un paciente canadiense de treinta y cuatro años que llevaba dieciséis en coma ha mostrado una actividad cerebral similar a la que hubiera tenido un cerebro sin daños al contemplar una película de Hithcock. En concreto, ha seguido la trama y su “inactivo” cerebro ha sentido temor.

¿Qué sabemos en realidad de ese complejo órgano cuyo aproximación científica hoy por hoy sigue siendo limitada? Muy poco, nos confesarán compungidos los mismos neurólogos que tratan de dar una explicación a un suceso feliz, pero muy inquietante. ¿Estaba muerto el cerebro de un paciente en estado vegetativo? Desgraciadamente para muchos sí lo estaba.

Aquí es cuando nace mi miedo.  

Más de este autor

Trampantojo

Uno ve lo que quiere, o por lo menos lo que elige su ojo que no es más que un manipulador avanzado en el arte del engaño. Uno ve según vio alguna vez y en ese juego de espejos aparecen miedos y certezas antiguas, penas y alegrías enquistadas en lo más hondo de lo que los neuropsiquiatras llaman psique. Uno contempla una foto y el de al lado distingue en ella otro ángulo que a ti se te ha escapado o que has desestimado, porque con un vistazo ya tienes una idea. Nuestra mente también trabaja el trampantojo y nos hace olvidar que ni la verdad ni la realidad son únicas. No existe en este plano un mensaje lineal.

Opinión

La artista sí tiene quien la escriba

Puede que para una parte de vosotros La Terremoto sea una señora de Alcorcón que mezcla arte y sentido del humor en sus canciones, pero antes de ella hubo otra. Una mujer de rompe y rasga, pelo azabache y voz rota, moderna donde las haya, que revolucionó España cantando un estribillo ininteligible asimilado después a la lengua coloquial: “Achilipú”.

Opinión

Más en El Subjetivo

Laura Fàbregas

¡Oh, Europa!

«’Parliament’ desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión