Miguel Angel Serrano

¿Agujeros negros? A manta

Probablemente este artículo contendrá una serie de despropósitos incluso superior a lo habitual, porque voy a partir de la asombrosa idea de Stephen Hawking de que no hay agujeros negros.

Opinión

¿Agujeros negros? A manta

Probablemente este artículo contendrá una serie de despropósitos incluso superior a lo habitual, porque voy a partir de la asombrosa idea de Stephen Hawking de que no hay agujeros negros.

Probablemente este artículo contendrá una serie de despropósitos incluso superior a lo habitual, porque voy a partir de la asombrosa idea de Stephen Hawking de que no hay agujeros negros tal como nos los han contado: decían que de un agujero negro ni energía ni materia pueden salir, que se los traga la supergravedad. Ahora dice Hawking que sí, pero que no sabemos cuándo y que si sale información, sale muy desmejorada, a lo caótico, ¿entienden? La física es lo que tiene. Que ni con química, para el común de los mortales.

Hawking siempre me ha parecido simpático. Aunque solo sea por haber actuado en la estupenda serie The Big Bang Theory. Secretamente he albergado la esperanza de que su poderosa mente respondiera por fin al enigma de nuestro tiempo: a dónde van a parar los calcetines negros si estaban en la lavadora. Mi teoría es que el colisionador de hadrones lo tenemos en la cocina y que aquello se llena de bosones de Higgs y otras cosas cuánticas que encima arrugan las camisas. Siempre he pensado que los tambores de esos electrodomésticos son, como mínimo, agujeros de gusano, o atajos espacio temporales, por entendernos.

Naturalmente, la comunidad de físicos anda revolucionada con la teoría. Lo que en este caso suele suponer que han girado la cabeza lentamente mesándose al tiempo la barba, caso de haberla, o mordiendo la patilla de las gafas con delicadeza. Se está generando una discusión que igual requiere la intervención de los Bibliotecarios Antidisturbios. El problema es que no saben conciliar la teoría de la relatividad, la cuántica y los fenómenos fundamentales de la Naturaleza, como Ronaldo, sin ir más lejos.

Si Hawking tiene razón, esto explica la mayoría de los pufos de los corruptos: no es que se las hayan devorado, es que en algún momento saldrán de nuevo la pasta y la información, pero muy desmejoradas. Podría pensar algún ejemplo, pero ya se les han ocurrido a ustedes unos pocos. Yo creo que la respuesta está en la teoría de cuerdas: las de presos, en concreto.

Esta noche, en homenaje a los físicos, voy a hablar con la boca llena en la cena. Se me va a entender lo mismo. Eso sí, con una resplandeciente Torta del Cuásar, que untada está exquisita. 

 

Más de este autor

La muerte del cine

Leo con sonrojo que la ciudad de Nueva York quiere eliminar a 2.200 cisnes que parece ser que molestan a los viandantes e incluso al tráfico aéreo. Además contaminan, y eso sí que no.

Opinión

Vaya semanita, Obama

Michelle Obama da una fiesta para sus allegados en la que solicita que acudan con calzado cómodo para bailar y cenados de casa.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Gregorio Luri

Twitter en Pompeya

«Los arqueólogos han sacado a la luz más de 20.000 ‘graffiti’ -¡y los que aguardan!- que nos sorprenden por la familiar trivialidad que encontramos en ellos»

Opinión

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión