Gabriel González-Andrio

¿Ahora todos somos Garissa?

Es evidente que los cristianos están siendo perseguidos, decapitados, violados y asesinados de forma despiadada por los del Estados Islámico y sus filiales.

Opinión

¿Ahora todos somos Garissa?

Es evidente que los cristianos están siendo perseguidos, decapitados, violados y asesinados de forma despiadada por los del Estados Islámico y sus filiales.

Hace escasos días un grupo de somalíes yihadistas (bajo la marca “Al Shabab”) irrumpieron kalashnikov en mano en una residencia de Kenia abarrotada de estudiantes universitarios. Después de separar a musulmanes confesos, los terroristas ametrallaron a los indefensos estudiantes cristianos. Tras abatirles, el recuento arrojó la friolera de 148 jóvenes asesinados.

La Universidad de Garissa ya nunca será lo mismo. De hecho algunos han decidido no regresar al escenario de la inhumana masacre. Basta ver el dolor desgarrador que muestra la imagen que ilustra este artículo.

Hace no mucho se produjo también el asesinato a sangre fría de varios periodistas del samario satírico “Charlie Hebdo” por parte de yihaidistas. Entonces el mundo salió a la calle enarbolando la bandera de la libertad de expresión y, en casos ya delirantes, incluso a favor del presunto derecho a la blasfemia.

Lo llamativo de todo esto es que no he visto salir a nadie a la calle diciendo “Yo soy Garissa” o similar. Parece que hubiera asesinados de segunda categoría por el hecho de que el suceso no haya sido en Occidente. Espero que el motivo no sea la hipocresía de una sociedad que no quiere pronunciarse cuando los danmificados pertenecen a un credo concreto.

Es evidente que los cristianos están siendo perseguidos, decapitados, violados y asesinados de forma despiadada por los del Estados Islámico y sus filiales. Y ante esta injusticia, ante este genocidio, ¿hacia dónde mira Europa? ¿Cuántos muertos más tienen que enterrarse?

Los mandatarios de las grandes potencias responderán ante la historia y en la otra vida de su inacción ante semejante barbarie. El Papa Francisco lo ha dicho claro y alto. Ahora solo falta que los que tienen el poder lo ejerzan con urgencia y contundencia.

La tibieza ante este exterminio silencioso clama al cielo y no quedará sin castigo para los que lo cometieron, los que lo justificaron y los que miraron para otro lado.

Que nadie lo dude. Yo soy Garissa.

Más de este autor

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Opinión

El padre del novio

Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión