Sandra Barneda

Alianzas para ricos

Ellos, los cinco magníficos, victoriosos por haber finiquitado el 92% de los aranceles. Esa alianza trabajará en la macroeconomía y apenas descenderá a esos infiernos donde el uno es el sustento diario de tantos.

Opinión

Alianzas para ricos

Ellos, los cinco magníficos, victoriosos por haber finiquitado el 92% de los aranceles. Esa alianza trabajará en la macroeconomía y apenas descenderá a esos infiernos donde el uno es el sustento diario de tantos.

Si no fuera porque ando por México, apenas hubiera reparado en la nueva alianza comercial latinoamericana. Pero imposible no percatarse cuando la llamada Alianza del Pacífico, en la que México, Colombia, Chile, Perú y Costa Rica se dan la mano comercialmente, copa todas las portadas de los periódicos. Imposible no hacerle caso. Todos los presidentes en la foto, uniendo sus manos como si fueran un equipo que se da ánimos antes de salir a jugar. Ellos, los cinco magníficos, victoriosos por haber finiquitado el 92% de los aranceles. Curiosa la realidad que, aunque no niego de su interés e importancia económico empresarial, a la mayoría de su población le trae al pairo. Perdonen la expresión, pero sólo le hablan, en el caso de México, al 6% de su población. Es cierto que acá hay muchos Méxicos, como te sueltan nada más conocerte. Y, por ello, la mitad de su población, nada más y nada menos que 60 millones, sobrevive con menos de un euro al día. Y eso no copa las portadas porque ellos no leen y forman parte de un comercio distinto del que habla y por el que se preocupa su presidente: el del hambre.

Insisto en que las realidades son poliédricas y ellos: más de una España,  son outsiders, marginados, seres que sobreviven y, si mueren,  poco importa. Esa recién Alianza del Pacífico trabajará en la macroeconomía y apenas descenderá a esos infiernos donde ese número primo, el uno, es el sustento diario de tantos. No quiero ser corrupta con las palabras como otros aquí sueltan tan fácil en política, pero hay que no tener, para tragarse esa foto de los cinco mandatarios, vestiditos de blanco virginal y haciendo montañita de manos unidas. Entiéndame, ni si quiera me preocupa si se lavaron antes las manos o debiera…  

Más de este autor

Bibi Asesinada

Me asustan algunas realidades, me hieren profundamente y, más allá de sacarme la ira, me cubren de estupefacción ante la impotencia de cambiar las cosas a ritmo de chasquido de dedos. Hay imágenes que te embriagan de belleza.

Opinión

Schumacher despierta

Cinco meses y medio pueden ser una eternidad o un chispazo en la vida. Para la mayoría se bascula entre esas dos realidades, pero para muy pocos, como para Michael Schumacher, un enorme blanco desde el pasado 29 de diciembre.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

La nueva normalidad

«La nueva normalidad es ante todo un régimen de opinión y un listado de cosas toleradas o censuradas, que pueden ir cambiando sobre la marcha»

Opinión

José Carlos Rodríguez

No volverán

«Iglesias se coloca como medalla su deseo de acabar con la alternancia democrática. Sólo con eso mina la confianza en nuestra democracia. El golpe de Estado moderno sigue su curso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Pongamos que hablo de Madrid

«Los afines al Gobierno central sacan la artillería –y motivos no les faltan– contra la gestión de Ayuso y así tapar sus propios errores; los contrarios, responden sacando datos que dan a entender que la cosa no es para tanto»

Opinión

Carlos Mayoral

Un invierno kunderano

«Las novelas de Kundera tienen la capacidad de extirpar al lector por completo de la realidad. A cambio, le ofrecen alojamiento en ese cosmos tan propio del escritor»

Opinión