Carlos Spottorno

El casco torcido de Allende

Esta imagen me hace pensar en el momento en el que alguien que sabe que ya no tiene manera de escapar decide que en lugar de intentar negociar una salida, ése será su último día

Opinión

El casco torcido de Allende

Esta imagen me hace pensar en el momento en el que alguien que sabe que ya no tiene manera de escapar decide que en lugar de intentar negociar una salida, ése será su último día

La famosísima foto de Salvador Allende saliendo de la Casa de la Moneda con un fusil en la mano, un casco torcido y ropa de ir a la biblioteca, forma ya parte de del Patrimonio Visual de la Humanidad. Ese señor con cara de profesor aburrido, que no llegaría a sobrevivir al día siguiente de la foto, al igual que los que le acompañan, excepto quizás el carabinero del fondo, ha sido y es una imagen inspiradora para ya dos o tres generaciones. Un sencillo análisis de la imagen nos muestra la urgencia del momento, la improvisación. Tres personas miran hacia el cielo, quizás por la presencia de aviones y francotiradores de Pinochet alrededor del edificio. Los cuatro de primer término van de civil. Es más, de traje. No parece que esa mañana se hubieran preparado para morir. Esta imagen me hace pensar en el momento en el que alguien que sabe que ya no tiene manera de escapar decide que en lugar de intentar negociar una salida, ése será su último día. 

Puede que la estabilidad política de Pinochet haya dejado los cimientos de la actual floreciente economía chilena, pero la imagen de Allende dispuesto a morir matando le ha dejado a Chile un patrimonio legendario que compensa la pavorosa imagen del despiadado Pinochet. Una imagen cuyo legado no se puede comprar con una buena balanza comercial. Hay cosas que se compran sólo con la vida de un hombre.

Más de este autor

Retórica y ética

El ethos se construye con el rigor, la independencia y la transparencia. De ethos viene ética y en periodismo, al revés que en otras áreas, sin ética no hay negocio.

Opinión

Burtynsky

Para los ricos de verdad, la racionalización del consumo o el uso inteligente de los recursos son argumentos de venta para las campañas publicitarias de las empresas que dirigen

Opinión

Más en El Subjetivo

Cristina Casabón

Curillas posmodernos

«Nos piden que adoptemos un imperativo moral basado en una ideología victimista para alcanzar la “justicia social”, sembrando prejuicios sobre la identidad intransferible de los individuos»

Opinión

Jorge San Miguel

La nueva normalidad

«La nueva normalidad es ante todo un régimen de opinión y un listado de cosas toleradas o censuradas, que pueden ir cambiando sobre la marcha»

Opinión