Eugenio Fouz

Ángel caído

Trate de hablar con alguien sobre la Torre de Babel, la curiosidad de la mujer de Lot o la historia de Caín y Abel. Convenza hoy a un adolescente de la importancia de la lectura, la memoria y la poesía. Explíquele al mismo chaval que la soberbia de Lucifer ya fue cantada en los versos de "El Paraíso perdido" por John Milton.

Opinión

Ángel caído
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

Trate de hablar con alguien sobre la Torre de Babel, la curiosidad de la mujer de Lot o la historia de Caín y Abel. Convenza hoy a un adolescente de la importancia de la lectura, la memoria y la poesía. Explíquele al mismo chaval que la soberbia de Lucifer ya fue cantada en los versos de «El Paraíso perdido» por John Milton.

En la fotografía de Kessler vemos envuelto en plástico el rostro de una maniquí de belleza intemporal y femenina. Parcialmente rasgado, el envoltorio deja al descubierto un cutis perfecto, unos ojos y nariz ideales pero, sobre todo, unos labios rojos recién pintados. Tendríamos que imaginar el color y la forma del pelo, la voz, el olor, ver cómo se mueve. La verdad es que se trata de una muñeca igual a la que se cayó al mar y fue rescatada por un pescador.

La reacción del lector ante un pie de foto que reza: «Los habitantes de un pueblo de Indonesia confunden una muñeca inflable con un “ángel» » puede ser de burla si conoce la modernidad de ciertos juguetes sexuales y asume la necesidad del varón de satisfacer sus instintos a cualquier precio.

Habrá quien se burle de la ingenuidad de los indonesios aislados del mundo. Quizás crean en la bondad y en seres angelicales.

El mundo que el pescador desconoce es ese mundo que admite la sexualidad como una sucesión de descargas y despersonaliza a la mujer usándola como un objeto sin identidad, sin voluntad, sin vida.

Por otro lado, habrá quien sienta ternura por la inocencia de aquellos que creyeron ver una señal del cielo justo después de un eclipse.

Nuestra personalidad siempre nos delata. Así donde unos solo ven polillas, otros ven demonios: «in girum imus nocte et consumimur igni»

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo