Leopoldo Abadia

Apareció el barco

Los iraníes y los kurdos se lo disputan. No sé cómo se resuelve el problema. No sé quién era el armador, bajo qué bandera navegaba, quién formaba la tripulación, cuántos eran...

Opinión

Apareció el barco
Leopoldo Abadia

Leopoldo Abadia

Profesor y escritor español conocido por su libro "La crisis ninja y otros misterios de la economía actual", donde explica los pormenores de la crisis de las hipotecas subprime desde un lenguaje coloquial y llano.

Los iraníes y los kurdos se lo disputan. No sé cómo se resuelve el problema. No sé quién era el armador, bajo qué bandera navegaba, quién formaba la tripulación, cuántos eran…

Desapareció el petrolero. Ha vuelto a aparecer. No hay tripulación, supongo. Sí hay 100 millones de dólares en crudo.

Los iraníes y los kurdos se lo disputan. No sé cómo se resuelve el problema. No sé quién era el armador, bajo qué bandera navegaba, quién formaba la tripulación, cuántos eran…

Hace años, volvía de Caracas a Madrid. En el avión, cenamos, dormimos y, al cabo de un rato, encendieron las luces. A desayunar, que estamos llegando. Un auxiliar de vuelo servía el desayuno. Pasó a mí lado, buscando a dos personas a las que no localizaba. Me miró y, sorprendido, me dijo; «se habrán bajado del avión por la noche».

Las dos personas aparecieron, como es natural y el auxiliar se quedó tranquilo. No le faltaba nadie.

Pero a los de este barco les faltaba alguien. Les sigue faltando, porque la noticia no habla para nada de la tripulación. Mucho petróleo, pero nadie. Barco fantasma, de verdad.

Veo noticias de países desaparecidos: Libia, Somalia, países africanos de los que solo tengo dos tipos de noticias: las muy malas (ébola, golpes de estado, matanzas porque sí…) y las maravillosas (buenas personas, muy buenas, que trabajan dejándose la piel para ayudar un poco).

Barco desaparecido, que no es nada comparado con los países desaparecidos. Más espectacular y más noticiable, lo del barco. Porque es curioso que un chisme así de grande desaparezca y aparezca. Más triste, lo de los países. Más triste todavía, que en países ricos no se sepa dónde están esos pobres y si se sabe, es para mal.

Hablé el otro día con un amigo mío africano. Le pregunté qué tal iban las cosas en su país. Me contestó: «mal. Tenemos petróleo».

Tenemos petróleo, mala noticia. Pronto sabremos dónde está ese país. Porque algo pasará: golpe o dictadura brutal. Y, en el país, más atraso.

Ya sabemos dónde está el barco, y lo que hay dentro: mucho petróleo. Buena noticia para los iraníes o los kurdos, que se lo están disputando.

Para el país de mí amigo, su petróleo, mala noticia. ¡Qué cosas tiene la vida!

Más de este autor

Me gustaba más el Reino Unido

Un crack este Erdogan. Le intentan dar un golpe de Estado, dice a la gente que salga a la calle, la gente sale, los golpistas pierden y ya está.

Opinión

Mujeres y balsas de aceite

Una jota aragonesa imagina qué pasaría en este mundo si las mujeres mandaran, en vez de mandar los hombres («serían balsas de aceite los pueblos y las naciones»).

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Vivir para no contarlo

«Contemplar el mundo sin más propósito es el modo más fiable de aprehenderlo; lo demás es un conocer a medias, con un ojo puesto en lo real y otro en lo virtual»

Opinión

Aloma Rodríguez

De qué va lo del Planeta

«De lo que va el Planeta es de enseñar músculo: de demostrar al mundo lo fuertes que son y el dinero que tienen, tanto como para subir la dotación hasta un millón de euros»

Opinión