The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Así no, que vuelva Bernabéu

Me dijo un sabio del fútbol, que un equipo de fútbol se gestiona teniendo las patas del vestuario, la prensa y la masa social controladas. El Madrid de Florentino empieza a hacer aguas por las tres. Vestuario roto. Prensa enfrentada y la masa social dividida por la marcha de Iker.

Me dijo un sabio del fútbol, que un equipo de fútbol se gestiona teniendo las patas del vestuario, la prensa y la masa social controladas. El Madrid de Florentino empieza a hacer aguas por las tres. Vestuario roto. Prensa enfrentada y la masa social dividida por la marcha de Iker.
 
La despedida de un icono como Iker Casillas ha faltado a uno de los principales valores del club: caballerosidad. No es el único ejemplo, pero sí el último (Del Bosque por ejemplo).
 
El Madrid de Florentino lleva gastados cientos de millones en fichajes, algunos de dudosa justificación, no solo por la categoría de lo fichado, si no por los importes pagados. Bale, Kaká, Illaramendi y un largo etc. Nadie entiende que después de lo que se ha gastado el Madrid en este tipo de jugadores, se haya producido un desenlace tan chabacano de Iker del Madrid.
 
Nadie discute que Florentino Perez, tiene unas cualidades innatas por su simpatía personal y su “regate en corto”, y de hecho todo lo que ha conseguido en su vida es porque da mas que la media. No en vano, empezó siendo concejal de urbanismo, y luego de la mano de sus amigos “catalanes” empezó a levantar el imperio de construcción que hoy preside, tras el fracaso de la operación Roca.
 
Un equipo de fútbol es la gestión de unos tipos que ganan mucho y lo tienen todo, pero que de ellos depende que entre la pelotita o no. No sólo es vender camisetas. Las camisetas, si se sienten dan títulos, si solo se venden acaban en la lavadora.
 
El Madrid era un equipo adorado por el mundo entero y de un tiempo a esta parte, ya no lo es. Algo estamos haciendo mal.
 
Si Don Santiago levantara la cabeza…….

Más de este autor

Más en El Subjetivo