The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Ayuso, de entrada

"En el debate de investidura, Ayuso confirmó que la iban a machacar, como dando por hecho que todo político se tiene que enfrentar a un Calvario porque sí"

Foto: PP Comunidad de Madrid | Flickr

Isabel Díaz Ayuso es la Lola de Arnao, un tomajazo de delicadeza y juventud en una Comunidad que viene y va al pelotazo. En el debate de investidura, Ayuso confirmó que la iban a machacar, como dando por hecho que todo político se tiene que enfrentar a un Calvario porque sí.

Ayuso será presidenta de la Comunidad de Madrid, que gestiona el Bosque de la Herrería y los quitanieves que nunca se usan desde que yo y cuatro más nos cepillamos la capa de ozono. La Comunidad de Madrid hace poco y paga a tiempo, lo cual no sé si es bueno o si es malo.

Madrid como Comunidad es una mezcla de pinares resecos, piscinas sindicales, casas como las de Monasterio y pueblos venidos arriba. La CAM es Majadahonda con sus colegios británicos y San Sebastián de los Reyes con su tobogán acuático y sus vacas locas y su alcalde transideológico y disfrutón, el gran Narciso. Sobre todo ello, desde La Morcuera hasta Torrejón de la Calzada, ha de gobernar Ayuso sabiendo que la van a machacar… Pero ocurre que hay algo en Ayuso de cosa secreta, de Cacaíto Rodriguez que deja de agazaparse y pudo ganar un Tour o un Giro, no recuerdo. De entrada, se ha merendado a Monasterio, a la que no le pega defender eso de “pan, patria y justicia”: y en el PP es Isabel un poco el contrapunto derechoso a las querencias “indies” de Andrea Levy. En todo caso, las doñas del PP tienen más futuro que Maroto el cunero y toda esa gallofa desideologizada.

Ayuso será presidenta y le damos la enhorabuena, aunque uno haya criticado la propia esencia del Estado Autonómico y por eso me llueven escupitajos de “hunos” y otros. La realidad es que la CAM tiene sus desafíos, la necesidad de buses nocturnos cada hora entre Navalcarnero y Moncloa -es un decir- y a todo esto que Ayuso anuncia una rebaja fiscal que no sé en qué me afecta.

Gabilondo se ha quedado en “todo amar y servir”, que es la máxima ignaciana que se aplica este jesuita que es socialista por ser y un hombre brillante y todo ceniza.

Con Ayuso llega el tiempo nuevo, los polvos de arroz en la cara, las rebajas fiscales, y un look moderno/monjil en la Puerta del Sol.

Más de este autor

Coplillas antes del fallo

"Cuando salga la sentencia habrá telediarios, imágenes de archivo, contenedores ardiendo, Europa respaldando nuestra democracia. Mucho de lo que era sólido -que diría el otro- se pondrá a prueba"

Más en El Subjetivo

Efecto dominó

Hay episodios que refuerzan la impresión que el proceso al Procés tramó, trama y tramará una telaraña legal y penal en ocasiones arbitraria para envolver lo que también está siendo juzgado pero que se pretende invisibilizar