Paloma Barrientos

Bailar bajo la lluvia

La frase no tiene autoría conocida, ni se sabe el cómo, cuándo y por qué fue la primera vez que alguien la dijo y alguien la transmitió convirtiéndose en referente

Opinión

Bailar bajo la lluvia

La frase no tiene autoría conocida, ni se sabe el cómo, cuándo y por qué fue la primera vez que alguien la dijo y alguien la transmitió convirtiéndose en referente

Alguien a quien quería,  respetaba y fue referente  en mi andadura profesional me dijo  hace años, -precisamente al iniciar mi aventura periodística- una frase que ha formado parte de esa trayectoria vital que, sin saber por qué, se convierte en genérica. Una reflexión que sirve  para todos los que en un momento dado necesitan una palabras de ánimo, de aliento o simplemente un soporte para contrarrestar el mal humor de un jefe, el desinterés de quién creías amigo, el mal gesto del colega o simplemente un mal día. 

Lo llamativo de la frase en cuestión  es que sirve también de ritual para personas que nunca se conocerá, ni se encontrará porque sus hemisferios y paralelos terrenales son casi incompatibles; salvo que el destino lo quiera. Y aún en ese caso,  es más que cuestionable dentro de lo que podría denominarse lógica cotidiana.

La frase en cuestión no tiene autoría conocida, ni se sabe el cómo, cuándo y por qué  fue la primera vez que alguien la dijo y otro alguien la transmitió convirtiéndose en referente para unos, reflexión para otros y agradecimiento para esos habitantes de poblados indonesios que no la verbalizan pero la escenifican.  Y esa frase no es otras que “No hay que esperar a que pase la tormenta, hay que aprender a bailar bajo la lluvia”

 

Contexto

    Más de este autor

    ¿Y la alta costura de París?

    En las pasarelas de París, ya no hay caras sino espaldas. Decir París es decir amor, luz y moda. Coco Chanel elevó a categoría superlativa la costura.

    Opinión

    ¿Y quién cuidará de ella?

    ¿Y ahora qué? ¿Qué pasará con ella? ¿Cuánto tiempo la dejarán respirar hasta que de nuevo la coloquen al borde del precipicio? El drama de la niña de los ojos grandes y las uñas pintadas no ha hecho más que empezar

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jorge Freire

    El donoso escrutinio

    «A falta de novelas de caballerías que expurgar, bueno sería acometer un donoso escrutinio que sometiese a discusión aquellas supercherías que tomamos por verdades»

    Opinión