The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Biografías procedimentales

"Las series autoconclusivas nos ofrecen una lección inesperada, esperanzada, que deberíamos traer a nuestras vidas"

Foto: ITV

El tiempo que las series nos roban de sueño y, sobre todo, de lecturas nos lo deberían resarcir, y bien que lo intentan a base de guiones trabajados, de intrigas inquietantes o de emociones fuertes. Se ve que, aun así, no tenían la conciencia tranquila del todo porque también me han dado una metáfora. Y reconozco que aquí ya me han ganado.

La estructura de algunas series coincide de forma muy iluminadora con nuestras biografías. Me refiero a las llamadas series autoconclusivas o procedimentales, es decir, a aquellas que mantienen una línea argumental de fondo, que atañe a los personajes principales, aunque en cada capítulo se abra y se cierre un conflicto ajeno mucho más espectacular e intenso. Es el caso de House o del CSI o de Sherlock Holmes o de Endeavour, que es con la que lo he visto claro.

Esta estructura debe de ser una biznieta de la de Las mil y una noches o de la del Conde Lucanor. También tiene una justificación de estrategia comercial, en cuanto que permite al espectador saltarse algún capítulo sin perder apenas el hilo. Pero no vengo a aventurar su genealogía literaria ni a aplaudir su virtualidad técnica, sino a asumir hasta qué punto nuestras vidas terminan funcionando igual. No consiguen tener, ay, esa otra estructura más característica de la novela decimonónica donde el protagonismo es del protagonista y la historia avanza, con todos los obstáculos que se quiera, pero siempre con él o ella en el centro de la trama. Nosotros, qué más quisiéramos.

Cada semana (si no cada día) se nos abre un conflicto o un conflicto de conflictos o un conflicto de racimo o un triunvirato de conflictos: uno en el trabajo, otro en casa y otro más en la literatura. Ese conflicto o esos conflictos reclaman casi toda nuestra atención y nos exigen los máximos esfuerzos y luego se cierran al fin, más o menos felizmente, porque, a fin de cuentas, que se cierren ya es un final aceptable. Enseguida vendrán nuevos capítulos, uno tras otro, durante muchísimas temporadas. Todo muy entretenido y prácticamente interminable.

Por debajo, transcurre nuestra vida (el hilo sutil de una tenue biografía, unas amistades pudorosas y el encanto difuso de una lenta historia de amor) que da unidad a todos esos problemas más espectaculares y exigentes, en los que nos dejamos (como en las series) las horas que limando están los días y los días que royendo están los años.

Eso es así y, sin embargo, las series autoconclusivas nos ofrecen una lección inesperada, esperanzada, que deberíamos traer a nuestras vidas. Poco a poco, termina interesándonos muchísimo más el frágil destino de los personajes que el apabullante follón de cada entrega. Reconocemos que una biografía, aunque semi subterránea, tiene más fuerza y más emoción que tanta irrupción inmediata e inevitable de múltiples acontecimientos. Abrigamos el deseo de que a los protagonistas les vaya bien, de que descubran sus verdaderos conflictos interiores y los arreglen. Desearíamos, incluso, que tuviesen más tiempo en la serie para ellos mismos, que se entregasen más a su amor o que se pararan un poco a reflexionar sobre el sentido de su existencia. Aunque nada suyo tenga tanta urgencia como los casos que se les presentan intempestivos e imperativos, lo íntimo adquiere una importancia más real.

Hemos de tomar ejemplo de esas intuiciones y esos deseos que las series nos han sacado a la luz. Centrarnos un poco más (sin descuidar los deberes profesionales de cada trepidante capítulo) sobre nuestras historias personales y llevarlas, sin prisa pero sin pausa, a una conclusión feliz, que es lo que de verdad ansiamos.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

La importante es Calviño

"Que dimita Sánchez sería lo mejor que podría ocurrir a España, no lo duda nadie excepto los podemitas y los socialistas recalcitrantes que pase lo que pase seguirán votando al puño y la rosa aunque el candidato les lleve al infierno"

Los nietos de Caín

"Por un voto, uno solo, España estuvo a punto de quebrar. Pero era más importante tumbar a Zapatero que evitar la suspensión internacional de pagos del país. Mucho más. Esa era la mentalidad entonces. Y esa misma sigue siendo ahora"