Francisco Pou

Blackberry, Apple y Stanley Kubrick

Las bayas, como los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y... mueren

Opinión

Blackberry, Apple y Stanley Kubrick

Las bayas, como los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y… mueren

Angela Ahrendts, hasta hace dos días consejera delegada de Burberry, es ahora la directora de tiendas de Apple. No, no hay error, no viene de Blackberry, por más que algo de cacofonía nos lleva al terreno boscoso de las bayas, «berries». Las bayas, como los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y… mueren. Parece una perogrullada, pero Blackberry insiste en dar un mensaje a sus 70 millones de clientes: «nos resistimos a morir». Aunque Blackberry tiene una liquidez de 2.600 millones de dólares, sus usuarios están pasando a velocidad de vértigo a las nuevas plataformas Android y iOS. Y Blackberry se iba a comer el mundo, como Nokia, hace poco más de 6 años…

De Burberry a Apple, Angela reportará directamente al Presidente Tim Cook. Imparable Apple, pone su acento de su estrategia en ‘cómo’ el producto llega al cliente, lo que fue la base innovadora de su sistema operativo: amabilidad y diseño.

Pero las empresas mueren. Todas. Algunos recordamos el icono que Stanley Kubrik escogió para una película ya mítica en la historia del cine: ‘2001: Ena odisea del espacio’. En 1968 imaginábamos el futuro, hoy nuestro presente siglo XXI, con trajes plateados y empresas eternas: aparecían las líneas aéreas PanAm, ya desaparecidas, olvidadas. Y JAL, un disimulado disfraz de IBM, que hace tiempo que ni fabrica ordenadores ni lidera la informática como en su origen.

Apple parece eterna, pero encuentra ya sus desafíos. Android es un sistema operativo que pone tabletas y teléfonos fáciles, amables… Y baratos. La última presentación del iPhone 5 no sorprendió. Por eso no debemos sorprendernos de que, si Apple no encuentra vida en nuevos brotes, pueda llegar a lo que fue PanAm o Nokia. El recuerdo de que todo pasa. Al final, sigue más vivo Stanley Kubrick que PanAm.

Más de este autor

Escribir para siempre

Es que en un concierto puede sonar explícito una máquina de escribir, la carga de una caballería, un cañón, o un barbero de Sevilla. Pero no un ordenador. Los ordenadores no han traído aún mejores escritores.

Opinión

Niños muertos por guerras y etiquetas

Los niños antes se ‘reconocían’ y eran reconocidos por su entorno, su ascendencia evidente, incluso el oficio familiar. Ahora se reconocen y registran, se registran para siempre en forma de dígitos, incluso asignando una ‘firma digital’ .

Opinión

Más en El Subjetivo

Julia Escobar

Viajar es de pobres

«Desde que ingresamos en la UE y nos convertimos en el parque temático de Europa, en detrimento de nuestra industria, se ha convertido en uno de los pilares de nuestra subsistencia»

Opinión

Gregorio Luri

Asignaturas y disciplinas

«Se quiera o no se quiera aceptar, la misión de la escuela no consiste en llevar el mundo real a las aulas, sino en acelerar la adquisición de conocimientos del alumno en un ambiente artificial»

Opinión