José Carlos Rodríguez

Blasfemias

La Asociación Española de Abogados Cristianos parece tener tal celo por la censura que casi estaría tentado con compararles con una asociación feminista. Es más, puede que lo sean; no les conozco lo suficiente como para descartarlo. Han creado un embudo con destino a los juzgados por la expresión de ideas y símbolos gamberros o blasfemos hacia la religión católica

Opinión

Blasfemias
Foto: Benjamin Cremel
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

La Asociación Española de Abogados Cristianos parece tener tal celo por la censura que casi estaría tentado con compararles con una asociación feminista. Es más, puede que lo sean; no les conozco lo suficiente como para descartarlo. Han creado un embudo con destino a los juzgados por la expresión de ideas y símbolos gamberros o blasfemos hacia la religión católica, al que han arrojado a Dolors Miquel y Ada Colau por la obra “mare nostra”, a otras tres mujeres por la “procesión del santísimo coño insumiso”, y a Willy Toledo por cagarse en Dios.

La AEAC comete el grave error de pretender que su indignación, que considero justa, se convierta en ley. Todos los aduladores de Willy Toledo tienen la misma pretensión. ¡Si hasta se llamaban a sí mismos indignados! La diferencia es que los Toledo y Miquel tienen que recurrir al mal gusto para poder expresar, con sinceridad, su odio y su intolerancia. La misma sinceridad con la que se acobardan ante el Islam.

El peor error de los abogados cristianos es la doctrina de la libertad religiosa; una pretendida libertad que pasa por cercenar la opinión de quienes les ofenden. Es el mismo camino por el que los nuevos inquisidores quieren imponer un corsé en el lenguaje cotidiano, en nombre de la lucha contra el heteropatriarcado.

Son muchos los que nos quieren meter en la cárcel por blasfemar.

Más de este autor

El fraude Errejón

«Íñigo Errejón sabe bien lo que es ganar dinero sin dar un palo al agua, pero sí a la Universidad de Málaga»

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Manuel Bellver

La importancia de la croqueta

«Para mí, lejos de tanta aventura sápida, resultan un bocado familiar y reconfortante, que se ingiere con pasmosa facilidad, acompaña divinamente el chateo y trae recuerdos nostálgicos de sabores perdidos»

Opinión

Juan Marqués

Discurso de aceptación del Premio Nobel

«Pero este querido editor no sólo publicó un primer título, sobrevalorando mis versos, sino que, aunque previsiblemente la operación fue deficitaria para él, perseveró y encargó la sucesiva traducción de otros seis libros más, perdiendo dinero, invariablemente, con todos ellos»

Opinión