The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Buen día para exiliarse

"Y el martes, sí, el martes fue un día para exiliarse. Un día como cualquier otro para comprender que en el fondo final de los finales no hay dos Españas".

Foto: Ballesteros | EFE

No es vergüenza ajena. Y no lo es porque yo no voté ese pandemónium y a mí, como a Valle, me falló el tiempo. Habrá quien entienda y quien se sepa feliz y plurinacional, pero el follón del martes era el futuro del zapaterismo llevado a un extremo que nunca imaginamos. Y llegó.

Pareció que a la soberanía patria la miró un tuerto y quizá fuera así. La cosa fue la que fue, y tocamos fondo y habrá quien ahora piense que las banderas y los parlamentos son una farsa.

Si a España le quedara un gramo de vergüenza, hoy, de seguro, se andaría suicidando o arrancándose las pústulas. Pero no, España es Meritxell Batet contra nosotros, los jacobinos que una vez creímos en el progreso y en algo que llamaron nación. De aquí a dos días, dos meses, dos años, todo será un eco del día en que perdimos Cuba y Filipinas y la virginidad y pusimos el otro orificio o el otro carrillo. Fue el instante más oscuro y no fue un instante, sino un sostenimiento de la infamia que acabamos pagando todos.

Pero para que el agujero negro del martes en las Cortes fuera posible, precisamos de una Historia y de un contexto: el Majestic, los gargajos de Pujol, el marianismo y las plazas de mayo que sirvieron para blanquear a los golpistas.

Y el martes, sí, el martes fue un día para exiliarse. Un día como cualquier otro para comprender que en el fondo final de los finales no hay dos Españas. O quizá haya dos Españas: la imposible y la pachorrona. La que votaron y que sólo se mantiene en tanto que Europa se va yendo a tomar por retambufa.

Disfruten lo votado o practiquen el canibalismo. Ya habrá quien les arriende las ganancias.

Más de este autor

Felipe VI, cinco años y un día

"Felipe VI está en su sitio, es alto y bello, habla idiomas y convence de que seamos mejores personas y creamos en la Corona como en una Cruz Roja con tapices de La Granja"

Más en El Subjetivo

Andrea Camilleri: adiós a todo eso

Ahora sé que aún quedan cuatro libros de su serie por publicarse en castellano, incluido el último, que escribió cuando se dio cuenta de que, quizá, pero sólo quizá, algún día todo aquello terminaría para siempre. Pero vivió hasta el último día como si eso fuese una posibilidad remota.