Enrique García-Máiquez

Burros globalizados

Entre todas las noticias grises de estos días, he recibido una con alborozo: la de que la demanda mundial de burros se dispara gracias al interés de los chinos. De su piel (de la del burro) extraen un producto medicinal de mucho predicamento. La auténtica sorpresa es que, a diferencia de los cuernos del rinoceronte o de las garras del tigre, no se trata esta vez de un producto afrodisíaco de los que tanto demanda el oriente, vaya usted a saber por qué. El burro, a pesar del<span class="apple-converted-space"> </span><em>Sueño de una noche de verano</em>, no entra en ese negociado, y, coherente con su humildad proverbial, se usa para curar sencillos catarros y simples dolores de cabeza.</span></p>

Opinión

Burros globalizados
Enrique García-Máiquez

Enrique García-Máiquez

Profesor, poeta, columnista, crítico, traductor, provinciano, aforista, diarista. Todo junto y demasiado revuelto.

Entre todas las noticias grises de estos días, he recibido una con alborozo: la de que la demanda mundial de burros se dispara gracias al interés de los chinos. De su piel (de la del burro) extraen un producto medicinal de mucho predicamento. La auténtica sorpresa es que, a diferencia de los cuernos del rinoceronte o de las garras del tigre, no se trata esta vez de un producto afrodisíaco de los que tanto demanda el oriente, vaya usted a saber por qué. El burro, a pesar del Sueño de una noche de verano, no entra en ese negociado, y, coherente con su humildad proverbial, se usa para curar sencillos catarros y simples dolores de cabeza.

 

África ha notado el incremento de la demanda, pero a España, país de burros por antonomasia y literalmente (hoy no voy a hablar de política), se le abre un nicho de mercado. El rucio que perdió Sancho Panza puede dar pie (o pezuña) a una denominación de origen de incomparable empaque literario. ¿Dónde va a ir a parar curarse un catarro con el Quijote como bibliografía? Puede ponérsele al ungüento de fabricación hispánica “Bálsamo de Fierabrás” para redondear las referencias. Y “Platero” al producto Premium. Hasta hoy, la preocupación aquí era la paulatina extinción de los burros, pues habían perdido su utilidad en los llanos y en las sierras. Ahora se les abre una nueva oportunidad.

 

Como especie, claro, no tanto a los burros concretos que se dejarán la piel en la fabricación del bálsamo. Aunque tampoco los burros de antes se daban una vida de corceles y ya saben los toros bravos y las gallinas de puesta que el sacrificio de los individuos salva la raza, que se viene arriba. Atisbo, gracias a la globalización, un horizonte de grandes ganaderías de burros ibéricos, quién lo iba a decir.

Más de este autor

Noción de censura

«La moción de censura queda en el aire, como una espada de Damocles, inestable y criticable; pero la noción de censura ya se ha clavado en España»

Opinión

Coleta de león

«Pablo Iglesias prefiere ser coleta de león que cabeza de oposición, a lo que hay que sumar que la cabeza del león socialista tiene tan pocas ideas propias que, a menudo, parece que manda o dirige o piensa la cola»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Gregorio Luri

Twitter en Pompeya

«Los arqueólogos han sacado a la luz más de 20.000 ‘graffiti’ -¡y los que aguardan!- que nos sorprenden por la familiar trivialidad que encontramos en ellos»

Opinión

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión