Joaquín Jesús Sánchez

Cada noche, en su televisión

Opinión

Cada noche, en su televisión
Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez (Sevilla, 1990) estudió Filosofía y escribe crítica de arte, crónicas malhumoradas y artículos de variedades. Puede seguir sus trepidantes aventuras en www.unmaletinmarron.com

Vuelve MasterChef Celebrity: ahí va, qué chorrazo. ¡Viva! Por fin podemos cenar viendo a Celia Villalobos echándole hueso de vaca al puchero y a otros tunantes jugando a las cocinitas. Nunca se ha gastado mejor el dinero del contribuyente. Te molestas en montar una televisión pública que no dependa de la publicidad y la alicatas con concursos de talento. Falta un sucedáneo de Sálvame y ya estaría completa la parrilla.

Los talent shows son una de las cosas más repugnantes del mundo: un artificio neoliberal para volver a colarnos la milonga del «puedes alcanzar tus sueños» siempre que el sistema esté dispuesto a permitírtelo. Todos funcionan, esencialmente, de la misma manera: una amalgama de concursantes variopintos, con las historias personales más abracadabrantes que los del casting hayan podido encontrar, enfrentados a un jurado que ha visto más de lo debido La chaqueta metálica y aun así no la ha entendido. Todo el santo día teniendo que demostrar el esfuerzo, la pasión y que eso que estás haciendo (desplumar perdices, cantar rancheras o coser el dobladillo de un pantalón) lo que más deseas en el mundo, ¡tu verdadera vocación! Y si no das la talla (a juicio de Samantha de los Vallejo Nágera de toda la vida, el que no pagaba a sus trabajadores y el otro), más te vale hacer un acto público de arrepentimiento. «Se han presentado tropecientos mil aspirantes (la palabrita se las trae) y que desperdicies esta oportunidad es un insulto para ellos». Imagínate ofender a un tipo que quería hacerse famoso haciendo escabeches en prime time. No podría soportarlo.

En fin, que ahora vuelve el programa de cocina con el que nadie jamás aprendió a guisar con su recua de famosos venidos a menos. Creo que luego le toca a los niños (¿no tenemos un defensor del menor?) y después volverán los del «mi sueño siempre ha sido cocinar» pero apuntarme a una escuela de hostelería me venía fatal. Estará la vieja entrañable, al que se le murió la madre, el macarra con buen corazón y el sabiondo odioso. Excelente servicio público. El mes que viene voy a pagar el IVA con muchísimo gusto.

Más de este autor

La cultura del panfleto

«Estoy deseando que nuestros próceres culturetas (Pedro, Pablo, Santi) tengan que responder a la consabida cuestión del debate electoral: ‘¿Qué es lo último que ha leído?»

Opinión

¿Ley de Vivienda? Nada

«Si un Estado prefiere lastrar la vida de generaciones enteras para el beneficio particular de unos pocos, no es un Estado, sino un lobby; y merece ser demolido»

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

La caída

«Para los existencialistas el sexo, a diferencia de la existencia, no era una pasión inútil»

Opinión

Víctor de la Serna

Un país en liquidación

«Quizá haya que esperar a que llegue la Navidad y las tiendas se hayan quedado sin champán y sin turrón para que esta sociedad despierte y se dé cuenta de la calamidad generalizada»

Opinión