Paco Segarra

Cadáveres y propaganda

Una sociedad que no tiene viva conciencia de la muerte es una sociedad tremendamente dócil

Opinión

Cadáveres y propaganda
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

Una sociedad que no tiene viva conciencia de la muerte es una sociedad tremendamente dócil

Apareció ayer este diario prácticamente lleno de muertos. Así es la vida, valga la cotidiana antítesis.

Cada día mueren en el mundo unas 151.200 personas. Sobre 55 millones de cadáveres cada año. Ésta es nuestra condición final, la más cierta e inexorable. No debería escandalizar a nadie que lo recuerde. Sin embargo, una sociedad que no tiene viva conciencia de la muerte es una sociedad tremendamente dócil. Los ilustrados que promovieron ese cataclismo genocida que fue la Revolución Francesa lo tenían claro y por eso alejaron los cementerios de las ciudades; y por eso, hoy, a los moribundos se les aísla en áreas de cuidados paliativos y en hospitales, fuera de la vista del respetable público, no vaya a ser que se le ocurra pensar –al público, digo.

Hay cadáveres de muchos tipos. Cadáveres desaparecidos por arte de magia, como el de bin Laden o los ‘autores’ de la masacre del 11-M. Cadáveres sodomizados por la OTAN, como el de Muammar Gadhafi, el líder de la que fue próspera Libia. Cadáveres embalsamados, que se dan con frecuencia en líderes totalitarios, remedo freudiano del que fue el primer totalitarismo de la historia: el Egipto faraónico –tenían, incluso, el «ojo de Horus», esa profecía siniestra del Gran Hermano de Orwell, de las cámaras en nuestras ciudades y de Google. Hay cadáveres fabricados, con ‘photoshop’ o sin él, para provocar guerras y lágrimas de cocodrilo. Cadáveres vaciados, como el de J.F. Kennedy, no vaya a ser que hablen después de muertos.

Hay cadáveres ambulantes, como el del asesor español de derechas, que no ha leído a Gramsci, y ni siquiera a Balmes o Donoso, y por eso lleva colgada la etiqueta machadiana del «desprecia cuanto ignora» –no así, no así los intelectuales catalanes y vascos, que sí han leído a Gramsci y a algunos más. (La intelectualidad española, fuera de la izquierda, se refugia hoy, olvidada y silenciada, en pequeños reductos del Tradicionalismo). Hay cadáveres, por fin, del tipo ‘chivo expiatorio’: esos que mueren por el pueblo y reconcilian a enemigos irreconciliables, Herodes y Pilatos. Hay casi cadáveres interrogantes, como el de François Mitterrand, quien preguntó al filósofo católico Jean Guitton sobre el más allá y obtuvo la respuesta correcta: «la Nada o el Misterio». Y sólo hay uno, volviendo al principio, que desapareció porque resucitó. Pero, por supuesto, ya te oiremos hablar de eso en otro momento. Preferimos creer en nuestra propia inmortalidad.

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo

Miguel Ángel Quintana Paz

El moderadito

«Al moderadito le encanta decir cosas que en realidad no significan nada: así aspira a gustar a todos los bandos en disputa, aunque ofenda al respeto por la verdad»

Opinión

Beatriz Manjón

¿Por qué?

«Explicar la crisis sanitaria solo con números es como tratar de argumentar las infidelidades contando muescas en la cama»

Opinión