Daniel Ramirez Garcia-Mina

Caladas y equilibrismo

El pitillo y el alquitrán, como la existencia, pueden traer el fin antes o después. Cuestión de tiempo, de suerte, de decisiones que comprometen, pero que no asesinan.

Opinión

Caladas y equilibrismo

El pitillo y el alquitrán, como la existencia, pueden traer el fin antes o después. Cuestión de tiempo, de suerte, de decisiones que comprometen, pero que no asesinan.

El cigarro es la metáfora perfecta de la muerte, o de la vida, porque al fin y al cabo una no existe sin la otra. Caladas de tiempo consumen el camino. El alma, como el humo, se escapa y vuela hacia otra parte, hasta que no deja rastro. Vivir mata, y fumar también, porque fumar es vivir, aunque de un modo arriesgado y masoquista.

El pitillo y el alquitrán, como la existencia, pueden traer el fin antes o después. Cuestión de tiempo, de suerte, de decisiones que comprometen, pero que no asesinan. El fumador, como el que se abstiene, camina por la cuerda floja que le separa del final de la función. Ambos viven en peligro, pero uno de ellos juega con más riesgo porque decide llevar un cigarro en la boca. Puro placer, puro trance, pura adrenalina canalla que enamora con su falta de control. El hombre, de corazón débil, se deja engañar por la más puta.

La amenaza del placer puede con todos en algún momento de la travesía. Bendito instante, maravillosa sensación, pero qué perra es la vida cuando el riesgo engancha, destruye la libertad, y desequilibra incluso a los mejores equilibristas. Qué lejos está el oasis cuando no se decide, qué profundo es el pozo cuando no se elige, cómo se mueve la cuerda cuando hay que dar otra calada.

Más de este autor

San Fermín en cinco postales

Los mejores sanfermines son los que no se planean, aquellos que fluyen como el vino que se derrama, como los toros que galopan por la Estafeta, como los gigantes que danzan sobre los adoquines.

Opinión

En blanco y negro

El domingo volverán las urnas aquejadas de una falta notable de color, aunque todavía existen muchos, como dice esta canción, “capaces de emocionarse en estas calles de andar inmortal”. Brindemos por ellos, vengan por la izquierda, el centro o la derecha.

Opinión

Más en El Subjetivo

Pablo de Lora

El “oui” de las discapacitadas

«Bajo este paradigma radical que, en materia de discapacidad, se ha abierto paso, debemos estar dispuestos a aceptar que pueda estimarse y prevalecer la voluntad de toda persona mayor de edad, independientemente de su madurez o capacidad cognitiva»

Opinión