Laura Fàbregas

Candidatos y limpiadoras: ¿guerra de sexos?

"Los riesgos de asumir la colectivización de la lucha feminista y su taxonomía en función del sexo no contribuye a mitigar las desigualdades"

Opinión Actualizado:

Candidatos y limpiadoras: ¿guerra de sexos?
Foto: RTVE
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Que las redes sociales han contribuido a aumentar el nivel de cuñadismo del periodismo se observa cuando líderes de opinión en esta realidad ficticia que es Twitter sucumben ante la fuerza de una imagen sin preguntarse qué hay de cierto en ello y si el montaje puede resultar falaz. Lo hemos visto con la foto del predebate electoral en Televisión Española donde dos mujeres de la limpieza sacaban brilló al plató ante cuatro líderes políticos y sus asesores, la mayoría de ellos hombres. El Confidencial ha hecho su trabajo, ha llamado a la cadena pública y ha hablado con las presuntas víctimas del sistema heteropatriarcal. ¿Y qué es lo que han confirmado? Pues que la limpiadora sin uniforme “no había pasado una mopa en 10 años”. Entre los oprimidos también hay clases.

La nueva icono del feminismo victimista es, en realidad, la encargada de decidir las vacaciones del resto de trabajadoras. Y por lo que relatan, se trata de una jefa “nada empática” y que ese día quiso acreditarse para la ocasión. Lo más sorprendente de ello es que el que le tocaba limpiar en su lugar era un trabajador de sexo masculino. Pero la foto, con un hombre limpiando, habría roto el relato.

Los riesgos de asumir la colectivización de la lucha feminista y su taxonomía en función del sexo no contribuye a mitigar las desigualdades. ¿Alguien se preguntó por los chóferes –presupongo de sexo masculino– que acompañaron a los cuatro candidatos a la presidencia hasta el plató? ¿O el hecho de que la televisión que acogía el debate esté bajo la dirección femenina de Rosa María Mateo?

Mientras estas mujeres limpiaban al calor de un plató, otros compañeros suyos, igual de subalternos, recogían con sus camiones y casa por casa la basura que dejamos al terminar la jornada laboral. Quizás es verdad que algunos de estas limpiadoras o de estos chóferes y basureros aspiran a llegar a La Moncloa. Y probablemente que, de entre estos, las mujeres se enfrentan a más obstáculos para alcanzarlo. Pero no es una guerra de sexos en que ellas estén al servicio de estos cuatro candidatos. En todo caso lo están de Rosa María Mateo.

Más de este autor

¿Por qué cae mal Pablo Motos?

«Pablo Motos es uno de los conductores de televisión más odiados por esa izquierda posmoderna que, con el beneplácito de Chomsky, ahora también podemos llamar izquierda censora»

Opinión

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión