Eugenio Fouz

Cantos de inocencia

Después de haber leído muchos cuentos, este lector no entiende la actitud de los individuos que postulan un único modelo como lo único aceptable.

Opinión

Cantos de inocencia
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

Después de haber leído muchos cuentos, este lector no entiende la actitud de los individuos que postulan un único modelo como lo único aceptable.

Cuando era niño sabía que en el mes de noviembre, el día quince, llegaría a mi casa un paquete con un tomo de Walt Disney envuelto en papel de regalo. Mi padrino había decidido regalarme cada año por mi santo un volumen de literatura infantil a todo color. Suele decir la gente que cambiamos las vivencias del pasado a nuestro antojo y creo que mi tío Geno tuvo su parte de culpa al convertirme en coleccionista de libros. Gracias a estos envíos regulares entré en la vida de Pinocho, Blancanieves y Peter Pan.

Uno de aquellos años tuve en las manos el cuento de 101 dálmatas. No recuerdo bien la historia pero al ver la disneyana imagen en “theobjective” de la mujer que fumaba cigarrillos desde una boquilla alargada me vino a la cabeza el miedo que inspiraba Cruella en los cachorritos. El mismo miedo con que el niño inocente leía y miraba a ratos las viñetas inventando sobre la marcha los acontecimientos de una trama que no tenía pinta de acabar bien.

Ayer ese niño ignoraba la maldad y los intereses de los adultos. Después de haber leído muchos cuentos, este lector no entiende la actitud de los individuos que postulan un solo modelo como lo único aceptable. A ver por qué un adolescente va a entender mejor una película de Disney en la que nadie fuma frente a una en la que caben los fumadores, los bebedores o los adictos. La agencia americana se ha propuesto eliminar a los fumadores de las películas para los menores de trece años a partir de ahora.

Pensando bien, Disney quiere proteger la salud y la inocencia de sus espectadores negando el hecho evidente de que hay fumadores. Pensando de otra manera, la verdad tiene más de una cara. 

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

De qué va lo del Planeta

«De lo que va el Planeta es de enseñar músculo: de demostrar al mundo lo fuertes que son y el dinero que tienen, tanto como para subir la dotación hasta un millón de euros»

Opinión