Jon Navascues

Cataclicksmo

No entre al artículo, la supervivencia de la especie depende de que no lo haga. Por su madre, no lo haga. Un click y explotará la tierra.

Opinión

Cataclicksmo

No entre al artículo, la supervivencia de la especie depende de que no lo haga. Por su madre, no lo haga. Un click y explotará la tierra.

No entre al artículo, la supervivencia de la especie depende de que no lo haga. Por su madre, no lo haga. Un click y explotará la tierra.

¡Cataplum! Hala, todos por los aires por su maldita culpa. Estará contento…

No todo el mundo dice la verdad, pero eso usted ya lo sabe, lector de buena fe. Y menos mal, si no estaríamos en llamas ahora.

A veces, las mentiras pueden ser mucho más productivas; generalmente más atractivas. Puede que ésta lo sea. Como mínimo, mi trola ha servido para hacerle entrar que a leer mis chorradas.

Puede que, después de estas insignificantes líneas, concluya que la verdad, para serlo, sencillamente dependa de quién la recibe.

Es probable que no exista la verdad ni la mentira; que existan los matices, los individuos y sus ideas. Y el fin último. Porque hay verdades que matan, y mentiras que amparan. Interpretaciones. Intenciones.

Dijo André Maurois, quien en realidad se llamaba Émile Herzog, que solo hay una verdad absoluta: que la verdad es relativa.

Puede que, al fin y al cabo, lo mejor sea que la humanidad no dependa de usted.

¿Verdad?

Más de este autor

Mensaje al vacío

Todos damos por sentado que no estamos solos, que más seres vivos, razas o incluso civilizaciones pueblan nuestro universo inmenso. Es lo lógico. Si hay un piojo, por pelotas tiene que haber más.

Opinión

El Arte escupe sangre

Yoko empezó a dar rienda suelta a sus instintos. Ella dice ser una artista. Una artista conceptual. Un campo donde las ideas son el valor. Pero aquí encontramos un problema: el confundir la idea con el más absoluto absurdo.

Opinión

Más en El Subjetivo