The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Cataluña y el respeto a las minorías

Pero a partir del 6 y 7 de septiembre quedó demostrado que tampoco creen en el principio de respeto a las minorías que define a cualquier democracia

Foto: ALBERT GEA | Reuters

El Tribunal Constitucional ha dictaminado que en los plenos del 6 y 7 de septiembre de 2017 en el Parlamento de Cataluña se vulneraron los derechos de los diputados no afines a la causa independentista al suprimir los trámites legales para que la oposición pudiera recurrir al Consejo de Garantías Estatutarias. Se alteró, en definitiva, el derecho de las minorías.

Pero, además de los derechos de esta minoría parlamentaria, en estas dos sesiones ignominiosas de otoño, todos los catalanes –afines o no a la causa rupturista– quedaban en un limbo legal a la espera de ese referéndum ilegal del 1 de octubre, cuyos plenos parlamentarios sirvieron para dotarlo de cuerpo jurídico y ser la herramienta para legitimar la vulneración del orden constitucional.

Otra vez, una minoría podía decidir por cauces antagónicos a las reglas democráticas sumirnos a una crisis económica, política y social, dado que el referéndum no fijaba un umbral mínimo de participación, pervirtiendo incluso el principio de la mayoría que estipula que es el 50+1 de los votos lo que confiere cierta legitimidad democrática a un proyecto político.

En su visión infantil de la democracia, nunca han creído en la legalidad. La ley ha sido siempre un escollo a la llamada “voluntad popular”. Pero a partir del 6 y 7 de septiembre quedó demostrado que tampoco creen en el principio de respeto a las minorías que define a cualquier democracia y garantiza la convivencia en las sociedad plurales.

Más de este autor

El inmovilismo de ERC

Nuestra colaboradora Laura Fàbregas analiza los movimientos –o la ausencia de los mismos– por parte de la política independentista catalana. Lo hace comparando ...

"Por mis cojones"

"Esta incapacidad de llegar al pacto también tiene esta variante testicular. Amigos míos muy sinceros que trabajan en ministerios me cuentan que a veces es 'exceso de testosterona', que imposibilita la resolución de conflictos"

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"