Paco Segarra

"Charlie Hebdo" y los latigazos en el templo

De modo que menos fariseísmo y menos buenismo, porque ni el uno ni el otro son cristianos. La madre, la Santa Madre Iglesia y la Casa de Dios son, en el caso que nos ocupa, prácticamente lo mismo.

Opinión

"Charlie Hebdo" y los latigazos en el templo
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

De modo que menos fariseísmo y menos buenismo, porque ni el uno ni el otro son cristianos. La madre, la Santa Madre Iglesia y la Casa de Dios son, en el caso que nos ocupa, prácticamente lo mismo.

El Papa Francisco habla de que, si te mentan a la madre, a lo peor uno responde con un puñetazo. Es lógico y es humano. El propio Jesucristo usó el látigo para expulsar a los mercaderes del Templo. Convertir la Casa de Dios en “cueva de ladrones”, como dice el Evangelio, es algo peor que una blasfemia. Jesús, pues, tuvo una respuesta contundente, de una violencia proporcionada: no mató a nadie, claro, y tuvo el detalle de aconsejar a los vendedores de palomas que se las llevasen de allí –las palomas enjauladas difícilmente podían emprender el vuelo por sí solas-.

De modo que menos fariseísmo y menos buenismo, porque ni el uno ni el otro son cristianos. La madre, la Santa Madre Iglesia y la Casa de Dios son, en el caso que nos ocupa, prácticamente lo mismo. Y frente a la libertad de expresión blasfema de los mercaderes, Jesús opuso su propia libertad de expresión.

La otra mejilla se pone solo cuando te ofenden a ti, no cuando insultan a tu madre o a tus hermanos. Y los mártires lo son, en muchísimos casos, por no haberse callado cobardemente. No lo olvidemos.

Post Scriptum: Nótese que los del “Charlie Hebdo” son mucho más crueles en sus sátiras contra los católicos que en aquellas que dirigen a los musulmanes. Todas, por cierto, reprobables.

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Ser padres

«La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

Opinión