Jordi Bernal

Cien años de honradez, dicen

"El Gobierno Picapiedra durará menos que un telediario en noche de Champions, y diría que al PSOE le esperan duras horas en el rincón de pensar y el desierto penitente de las travesías bíblicas"

Opinión

Cien años de honradez, dicen
Foto: Julio Munoz
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Los eslóganes definitorios los carga el diablo. Fíjense si no en aquel “veinticinco años de paz” con el que el franquismo quiso celebrar su aniversario de sangre. Hay que ir con mucho tiento con la propaganda presuntuosa no acabe convirtiéndose en un oxímoron irrisorio de la familia del pensamiento navarro. Me refiero, claro está, al ufano siglo de honradez que pregonaban para sí, puño en alto, los socialistas de greña y pana. Con todas las precauciones que comporta una sentencia que todavía no es firme, podemos afirmar que el choriceo de los ERE suma y sigue en una historia de corruptelas muy poco honrosa. A ello se añade el detalle diabólico de que la trama de mangoneos estaba edificaba por unas personas supuestamente de izquierda que saqueaban unas partidas destinadas, en principio, a ayudar a trabajadores necesitados. Tanto llenarse la boca con la inmoralidad del credo y estos socialistas se comportan como infames pederastas con sotana. 

Tengo para mí que el Gobierno Picapiedra durará menos que un telediario en noche de Champions, y diría que al PSOE le esperan duras horas en el rincón de pensar y el desierto penitente de las travesías bíblicas. De momento, y si ninguna catástrofe lo remedia, ya pueden despedirse por décadas de la Junta de Andalucía. No creo, asimismo, que el votante con pinza les vuelva a salvar otras elecciones generales por mucho que señalen al ogro Vox de la cera de enfrente. 

Puede que con este panorama vaya siendo hora de pergeñar un manifiesto con el objetivo de poner los cimientos de un nuevo partido político de cariz socialdemócrata y ademanes liberales, centrado, laico, ilustrado, progresista, aseado, transparente y moderno, aunque sólo sea para reafirmarnos en el ácrata escepticismo cuando lo veamos nacer, crecer y finalmente arrojarse al vacío con alegre despreocupación. 

Más de este autor

Triunfo doloroso

«Guste o no, la ganadora de las elecciones sabe cómo darle a su público lo que quiere y habla para los que le compran el argumentario»

Opinión

Malo conocido

«La verdad es que, visto el panorama, no lo tienen fácil los votantes de Madrid»

Opinión

Más en El Subjetivo

Rafa Rubio

Falsos dilemas

«Cuando la eficacia electoral se impone a la gestión de lo público y el mundo se divide en dos, sin alternativa posible, elegir es tomar partido y, en cierto modo, renunciar»

Zibaldone

Victoria Carvajal

Biden el radical

«Dadas las devastadoras secuelas sociales y económicas del coronavirus y el ritmo imparable de contagio en países como India, su ‘radicalidad’ puede que sea lo que el mundo necesita»

Opinión

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión