Javier Quero

Como el culo de un mandril

Emplear la cola de un pez venenoso para propinar azotes demuestra una originalidad tan perversa como atractiva. De hecho, se me ocurren varios personajes merecedores de tal escarmiento.

Opinión

Como el culo de un mandril
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

Emplear la cola de un pez venenoso para propinar azotes demuestra una originalidad tan perversa como atractiva. De hecho, se me ocurren varios personajes merecedores de tal escarmiento.

Azotes con la cola de un pez venenoso. Ese es el castigo propuesto por el presidente de Sri Lanka a los promotores de un concierto de Enrique Iglesias, donde multitud de espectadoras arrojaron sujetadores al escenario. En Sri Lanka no se andan con chiquitas. Y si las chiquitas se despelotan, menos aún.

La autoridad se toma el lanzamiento de sostenes muy a pecho. Y el gobernante comorense considera abominable lo ocurrido en el concierto. Me refiero al comportamiento del público, no a la manera de cantar de Enrique Iglesias. Lo que más me asombra es el tipo de castigo. Emplear la cola de un pez venenoso para propinar azotes demuestra una originalidad tan perversa como atractiva. De hecho, se me ocurren varios personajes merecedores de tal escarmiento. A usted, malvado lector, también.

Bárcenas, los de los ERE falsos o los Pujol aún no se han pronunciado sobre el asunto. Dicen que Artur Mas y alguno más se protegen el tafanario con un movimiento instintivo de las manos al conocer el hecho. No obtante, en España tan poética condena es inviable. Dos son las razones. Por un lado, la cantidad de mangantes con cargo, embusteros públicos, traidores con escaño y defraudadores crónicos es tal que no hay peces suficientes en los océanos para mortificar tanta nalga. A salvo quedan, por tanto, esas posaderas corruptas susceptibles de adquirir la apariencia del culo de un mandril. La otra razón, mayor aún, es la previsible reacción de diversas asociaciones de defensa de los derechos de la víctima. Al pez me refiero, no al condenado. Los grupos animalistas lo impedirían al grito de «dejad al pez en paz».

A salvo quedan pues los culos que ejercen su actividad fisiológica sobre el dinero público. No es nuevo. De hecho, lo que más les importa a todos es salvar el culo.

Contexto

    Más de este autor

    El carnaval de los pactos

    Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

    Opinión

    Aquellos reyes

    Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Luis Arenzana

    From Pandemic to Pandemonium

    «We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

    Opinión

    David Mejía

    Compañero de naufragio

    «Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

    Opinión