Marta Parreño Gala

Cómprate un tren

A partir de esta semana móviles, mascotas y niños estarán vetados en los vagones silenciosos de Renfe. Teniendo en cuenta que hablamos de un tren de viajeros, espacio que las personas de todo tipo comparten para desplazarse de un lugar a otro, la medida es individualista y discriminatoria.

Opinión

Cómprate un tren
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

A partir de esta semana móviles, mascotas y niños estarán vetados en los vagones silenciosos de Renfe. Teniendo en cuenta que hablamos de un tren de viajeros, espacio que las personas de todo tipo comparten para desplazarse de un lugar a otro, la medida es individualista y discriminatoria.

A partir de esta semana móviles, mascotas y niños estarán vetados en los vagones silenciosos de Renfe. Dejarán a entrar a todo tipo de adultos y adolescentes a partir de 14 pero los niños y niñas menores de esa edad, considerados potenciales armadores de escándalo en el 100% de los casos, estarán prohibidos vayan o no acompañados, sean como sean, tengan el carácter que tengan. Niños no.

Teniendo en cuenta que hablamos de un tren de viajeros, espacio que las personas de todo tipo comparten para desplazarse de un lugar a otro, la medida es individualista y discriminatoria con todos los niños y niñas sin excepción. Las generalizaciones siempre pecan de ignorancia y aquí tenemos un ejemplo más.

Vivimos en un mundo en el que se nos llena la boca al defender los derechos de la infancia y en convertir a los pequeños en beneficiarios de todos los derechos humanos. Palabras huecas, papel mojado. Estaría bien empezar por no excluirles en ningún campo por ser quienes son. En darles quizás la oportunidad de viajar en un vagón silencioso bajo la premisa de ser expulsados en caso de hacer ruido, como se haría con cualquier adulto cuyos comportamientos o tono de voz tampoco se conocen previamente.

En definitiva, si quieres viajar en silencio absoluto en un tren, cómprate un tren. También puedes irte a otro planeta donde no tengas que convivir ni compartir espacios con nadie, ni con niños molestos ni con adultos ruidosos ni con teléfonos ajenos. Personalmente prefiero viajar con 100 niños a hacerlo con un adulto intolerante que impone su norma y excluye a los otros.

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Álvaro del Castaño

Plata o Plomo

«Todo individuo tiene derecho a pensar como quiera en una democracia (pero ¡ojo!, no en un sistema comunista). Por ejemplo este artículo no podría ser publicado bajo un régimen comunista, yo sería inmediatamente reprimido»

Opinión

José Carlos Llop

Farenheit 451

«En Canadá han ardido álbumes de Tintín, de Astérix y de Lucky Luke en el proceso de revisión histórica me temo que no ha hecho más que comenzar»

Opinión