The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Comunicar bien, el mejor desinfectante

"La mejor defensa contra el virus es estar bien informados y Sanidad ofrece cada día los datos sobre la evolución de la pandemia en tiempo real"

Foto: Moncloa

Una buena información es el mejor desinfectante, escribe el viñetista Andrés Rábago García, conocido como El Roto. Ante una crisis como la del coronavirus, ciudadanos, periodistas y las instituciones públicas tenemos que estar a la altura para transmitir información veraz y útil ante una situación excepcional.

Se trata de un escenario nuevo donde nuestros políticos son conscientes de que sus mensajes llegan a la máxima audiencia posible. Ningún debate electoral alcanzará esta cuota. El Gobierno es consciente y desde que se decretó el estado de alarma fija reuniones diarias con los ministerios para coordinar la unidad de mensaje. Sin duda, la mejor defensa contra el virus es estar bien informados y Sanidad ofrece cada día los datos sobre la evolución de la pandemia en tiempo real.

Recuerda el consultor político Rafa Rubio que una parte del éxito del liderazgo reside en la capacidad de involucrar a toda la sociedad en un objetivo común. En este caso: quédate en casa y juntos saldremos de ésta. El presidente del Gobierno nos convenció y preparó para lo más difícil: “Lo más duro está por llegar”. La comunicación de crisis no entiende de figuras retóricas ni de ideas bélicas. Cuanto más claro y directo sea el mensaje más calará en el público.

Tanto Pedro Sánchez como Pablo Casado han recurrido estos días a Winston Churchill para pedir a los españoles que se queden en casa. Un lenguaje bélico que podría verse a toro pasado como algo desmesurado sino fallido. Tanto se asoció a Churchill con la guerra, que en las siguientes elecciones ganó Clement Atlee. La ciudadanía no quería tener ya ese recuerdo. Es importante medir las palabras, pero también las emociones que queremos transmitir. La esperanza mueve y el miedo paraliza.

Sin embargo, muchas veces lo importante no es lo que dices, sino lo que la gente entiende (Frank Luntz). No se puede hablar de seguridad saltándose la cuarentena. El vicepresidente, Pablo Iglesias, lo ha hecho hasta en dos ocasiones, ofreciendo sendas ruedas de prensa. El mensaje que transmitió es el de impunidad frente a las reglas excepcionales impuestas para todos. A partir de ahí, su mensaje puede restar credibilidad.

Se trata de alinear el discurso y la acción. El ejemplo positivo lo escenificó esta semana la canciller alemana Angela Merkel. Una fotografía publicada en varios medios muestra a la dirigente comprando lo mínimo e imprescindible para unos días. Horas antes, transmitió un mensaje de calma a sus compatriotas. ¿Qué imagen habría dado si nos la hubiéramos encontrado con dos carros llenos? Iglesias debería de unificar criterios y pensar en dar el mismo mensaje de día, cuando pide unidad, que de noche cuando alimenta la deslealtad con una cacerolada contra el jefe del Estado.

Es un error intentar capitalizar las medidas en tiempos de crisis. La etiqueta creada por Unidas Podemos ‘Escudo Social Coronavirus’ se centra en difundir las medidas que la formación dentro del Gobierno considera que son éxitos suyos. Así y a través de las redes sociales, los morados intentan diferenciarse electoralmente ante una de las mayores emergencias que no entiende de rojos ni azules. En toda gestión de crisis también existen perfiles que se utilizan como cerillas para ser quemadas una vez que esto finalice. Todo apunta a que los ministros y altos cargos que se encuentran en primera línea de información sufrirán mayor desgaste que el resto que trabaja sin dar la cara.

La ciudadanía también gana en esto de comunicar bien. Las numerosas iniciativas, tanto públicas como privadas, para transmitir información veraz agudizan el ingenio. Por ejemplo, India ha ordenado a sus operadores móviles que, con cualquier llamada, se oiga un mensaje con consejos sobre el virus. Esta crisis nos recuerda, entre otros aspectos, la idea de comunicar bien con información veraz en la defensa del interés general. En palabras de Luis Rojas Marcos: “Cuanto más incierto nos parece el mañana, más se conmociona el cimiento vital de la confianza en nosotros mismos y en el mundo que nos rodea”. Sigamos comunicando bien.

Más de este autor

De Sol a Núñez de Balboa

"En Moncloa saben muy bien la que se les viene encima como consecuencia de la crisis del coronavirus. Hasta el momento, los datos económicos publicados han sido una caricia en comparación con los que se publicarán en pleno julio y no hablemos ya en octubre"

Más en El Subjetivo

Elogio de huertas y hortelanos

"El alejamiento del campo ha supuesto el olvido de trabajos, útiles, aperos, medidas y variedades de hortalizas y frutos. A nadie produce desvelo alguno no poder distinguir una cuerda de una fanega, un azumbre de un cuartillo"