Marta Parreño Gala

Conexiones

Acabo de descubrir lo que hace Greg Dunn a través de The Objective y me he quedado atrapada ahí dentro. Veo una maraña dorada de ramas y conexiones sobre un fondo metálico azulado y me pregunto si será agua, o reflejos, o un paisaje imposible de esos que aún existen en algunos rincones del planeta. Pero resulta que no hay que ir tan lejos, que ni siquiera hay que salir fuera para disfrutar de semejante visión, sino que bastaría con que le diésemos la vuelta a los ojos y dirigiéramos las pupilas hacia nuestro cerebro.

Opinión

Conexiones
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Acabo de descubrir lo que hace Greg Dunn a través de The Objective y me he quedado atrapada ahí dentro. Veo una maraña dorada de ramas y conexiones sobre un fondo metálico azulado y me pregunto si será agua, o reflejos, o un paisaje imposible de esos que aún existen en algunos rincones del planeta. Pero resulta que no hay que ir tan lejos, que ni siquiera hay que salir fuera para disfrutar de semejante visión, sino que bastaría con que le diésemos la vuelta a los ojos y dirigiéramos las pupilas hacia nuestro cerebro.

Dunn pinta este órgano por dentro. Conexiones neuronales y sistema nervioso como árboles o rayos o ríos o grietas. Como un gran lago helado. Como ramas secas que se rompen y crujen. El cerebro como un gran enigma estético cuyas formas se repiten a todas las escalas posibles. Una imagen fractal del Universo.

Para este artista y neurocientífico perplejo por lo que pasa dentro de la cabeza, el cerebro es el objeto más complicado del Universo conocido. “Es un milagro enorme, y está en el techo del por qué somos seres conscientes capaces de apreciar este mundo y toda su belleza ¿Cómo no puedo amarlo?”, afirma. Yo le diría que de la misma manera que a partir de ahora tampoco podremos no amar su representación artística, metálica y un poco cósmica de ese órgano gris-azulado que somos, en esencia, nosotros.

Contexto

    Más de este autor

    La pureza y las mujeres

    16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

    Opinión

    Oda a las cosas

    Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    El mal menor, dicen

    «Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

    Opinión