Manuel Arias Maldonado

Contrarrelatos

Dentro de unos días, se iniciará en el Tribunal Supremo la vista oral del juicio contra los instigadores del procés, circunstancia que con previsible automatismo ha renovado la atención de los medios extranjeros sobre España. Hemos leído comentarios editoriales sobre la inquisición medieval y recomendaciones de indulto, mientras el independentismo redoblaba su campaña para presentarse como víctima de un injusto delito de opinión.

Opinión Actualizado:

Contrarrelatos
Manuel Arias Maldonado

Manuel Arias Maldonado

Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Málaga y colaborador habitual en prensa y medios culturales.

Dentro de unos días, se iniciará en el Tribunal Supremo la vista oral del juicio contra los instigadores del procés, circunstancia que con previsible automatismo ha renovado la atención de los medios extranjeros sobre España. Hemos leído comentarios editoriales sobre la inquisición medieval y recomendaciones de indulto, mientras el independentismo redoblaba su campaña para presentarse como víctima de un injusto delito de opinión. Es una idea grotesca, que no se sostiene jurídicamente ni por un momento: basta comparar los hechos imputables con las leyes vigentes para deducir que los tribunales no podían ni pueden dejar de actuar contra los líderes nacionalistas, como por lo demás éstos sabían perfectamente. Si la ignorancia de la ley no excluye su cumplimiento, ¿cuánto no obligará a quienes por ostentar un cargo público tienen la obligación inexcusable de conocerla y aplicarla?

Esto es muy elemental. Sin embargo, jamás será aceptado por quienes se asoman a la realidad saturados de ideología; con ellos no hay nada que hacer. El problema reside más bien en convencer a quienes manifiestan simpatía por la causa independentista sin tener mayor interés en ella. O sea, a los extranjeros. De ahí que durante los últimos años se demandase sin descanso del gobierno de Mariano Rajoy la elaboración y difusión de un contrarrelato capaz de neutralizar el eficaz quejío nacionalista allende nuestra fronteras. Eficaz hasta cierto punto: no es que millones de europeos se manifestasen contra la aplicación del 155. En todo caso, se insistía en la necesidad de explicar ahí fuera que la guerra civil ha terminado, que Franco está muerto, que existe un sistema autonómico. Solo así lograría desactivarse el separatismo: privándolo de aliento exterior.

Siempre me pareció una tesis problemática, producto de la frustración ante un fenómeno frustrante. Y ahora, el lanzamiento del vídeo España real -o This is Real Spain en su versión internacional- ha puesto de manifiesto el problema que aqueja a estas operaciones de contrapropaganda. A saber: que nadie está mirando. Se ha hablado de la campaña en los medios españoles, claro, pero los segmentos mayoritarios de las opiniones públicas -que son los que aquí interesan- no tienen mayor interés en el asunto. ¿O acaso un médico de Munich va a levantar la cabeza de su sopa cuando oiga la voz de Ana Patricia Botín en su televisor? Me temo que no. Por muy buenas intenciones que tenga la campaña, el público extranjero solo presta atención cuando los medios la prestan, cosa que sucede en circunstancias extraordinarias: el 1-O, la declaración de independencia, la fuga de Puigdemont.

Tampoco es una atención demasiado intensa: la misma con la que nosotros contemplamos los acontecimientos políticos de Italia o Suecia. Es la lógica de los greatest hits: el público de masas tararea las canciones más conocidas y no escucha las de relleno. Ni siquiera si el vídeo se hubiese dedicado -de manera más coherente con el problema que trata de resolver- a desmontar las mentiras del separatismo, explicando a nuestros contemporáneos la existencia de un alto grado de autogobierno o la política de inmersión lingüística, habría funcionado mejor. Y no digamos privar de financiación a los organismos del gobierno catalán que se dedican a denigrar la democracia española con dinero público…

Ojalá me equivoque y This is Real Spain se convierta en un éxito que convenza a propios y extraños de las virtudes democráticas de nuestro país, debilitando con ello la causa independentista. Pero me parece que un genuino fenómeno de la cultura pop como Rosalía tiene más influencia sobre la impresión que causa España en el extranjero que todos los vídeos ministeriales juntos. ¡Y encima es catalana!

Más de este autor

El populismo después de Trump

«Quienes celebramos la derrota de Trump, personalidad tan singular que difícilmente habrá trumpismo en su ausencia, apostamos abiertamente por una concepción pluralista y liberal de la democracia»

Opinión

El bachiller demediado

«¿Qué señal envía la sociedad española negándose una y otra vez a reforzar su instrucción?»

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

Unos ilusos fiscales

«Allí los guatemaltecos se preguntan cuánto me va a costar la generosidad de los políticos con mi dinero. Aquí, una mayoría de los incautos españoles nos preguntaríamos cuánto me va a tocar de ese gasto público»

Opinión

Carlos Mayoral

Cervantino Brines

«Sin duda la cara más luminosa de Brines es la que se ve reflejada en Cernuda, la que ansía una carne joven que ya no volverá»

Opinión