Ricardo Dudda

Corporativistas y reaccionarios

La semana pasada estuve en una graduación universitaria. Mi hermana terminaba la carrera de Publicidad. Una de sus compañeras dio un discurso en el que hizo una broma sobre lo difícil que es explicar a sus padres qué es exactamente su carrera. “Mamá, te preguntarás para qué sirve esta carrera”. Risas de complicidad. Ocurre en muchas profesiones liberales. Muchos se quejan de que no saben explicar su trabajo, pero disfrutan de la incomprensión. Ni siquiera hace falta un trabajo muy sofisticado. Es común en periodismo, pero también en otras carreras, la broma del pianista en el burdel: “No le digas a mi madre que soy periodista, dile que soy pianista en un burdel”. Ese menosprecio autoparódico tiene algo de orgullo, porque se entiende que la elección es arriesgada, única, diferente.

Opinión

Corporativistas y reaccionarios
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

La semana pasada estuve en una graduación universitaria. Mi hermana terminaba la carrera de Publicidad. Una de sus compañeras dio un discurso en el que hizo una broma sobre lo difícil que es explicar a sus padres qué es exactamente su carrera. “Mamá, te preguntarás para qué sirve esta carrera”. Risas de complicidad. Ocurre en muchas profesiones liberales. Muchos se quejan de que no saben explicar su trabajo, pero disfrutan de la incomprensión. Ni siquiera hace falta un trabajo muy sofisticado. Es común en periodismo, pero también en otras carreras, la broma del pianista en el burdel: “No le digas a mi madre que soy periodista, dile que soy pianista en un burdel”.  Ese menosprecio autoparódico tiene algo de orgullo, porque se entiende que la elección es arriesgada, única, diferente.

En Facebook hay muchos grupos de profesiones. “Si eres enfermero/traductor/documentalista entenderás esto”. En casi todos hay una defensa de la profesión cerrada, un cortijo, un corporativismo rancio: mi profesión es esencial para la mera existencia de Occidente. Recuerdo discusiones acaloradas con un traductor de películas, que criticaba mi gusto por el cine subtitulado porque dejaba a miles de traductores sin trabajo, sin poder mantener a sus familias. Hay un meme muy popular, que se da en los mismos entornos. Son varias imágenes con las distintas percepciones de mi trabajo. Mis amigos piensan que es esto, mis padres esto otro, pero realmente es esto, que normalmente es mucho más sufrido de lo que parece.

El trabajo de uno es siempre esencial, porque para eso es el trabajo de uno. Es, además, una pieza esencial de la sociedad. Una parte de la izquierda lleva años atascada en esa lógica, que defiende más el empleo que al empleado. Por eso Errejón defiende el “carbón autóctono” hasta que podamos desarrollar energías renovables, y por eso Podemos defiende a los taxistas, a los estibadores. Es un corporativismo reaccionario, que dota de épica a sectores obsoletos porque son suficientemente ruidosos. Y es algo que se enseña en las universidades.

Más de este autor

Cancelar el debate sobre la cancelación

«¿Está bien, es moral, es aceptable que en una democracia liberal una persona que tuitea una opinión polémica sea despedido de su empleo solo porque lo ha pedido una turba?»

Opinión

Penitencia blanca

«Nada gusta más a un progresista blanco estadounidense que sentirse culpable. Al sentirse culpable, puede expiarse, normalmente en público»

Opinión

Más en El Subjetivo

Pilar Cernuda

No es oro todo lo que reluce

«El dinero de Bruselas no va a llegar de inmediato sino que con suerte empezaremos a recibirlo en la primavera del 21 y no de golpe, así que a ver cómo cuadra las cuentas hasta entonces el Gobierno»

Opinión

Daniel Capó

Ni rastro de sus huellas

«Nuestro problema no es el virus, sino la respuesta que le damos: la solidez de las instituciones, la calidad de nuestras políticas, la fortaleza de las cuentas públicas y de la industria»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Por amor a una tarta de queso

«Fría o caliente, rígida, cremosa o incluso chorreante, la tarta de queso no es patrimonio exclusivo de Occidente, como prueba la existencia del chhena poda indostánico o el jiggly fluffy japonés»

Opinión