Ricardo Dudda

Corrientes de fondo

La izquierda se ha convertido en la élite intelectual, mientras que la derecha es el partido de las élites empresariales

Opinión Actualizado:

Corrientes de fondo
Foto: JAVIER BARBANCHO| Reuters
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

En un artículo académico del año pasado que anticipa el contenido de su nuevo libro, el economista Thomas Piketty señala lo que bajo su juicio es la gran brecha de nuestra época: “las élites con educación superior votan a la ‘izquierda’, mientras que las élites con altos ingresos/alta riqueza todavía votan a la ‘derecha’ (aunque cada vez menos). Así, la ‘izquierda’ se ha convertido en la élite intelectual (izquierda brahmán), mientras que la ‘derecha’ puede verse como el partido de las élites empresariales (la derecha comerciante).” 

La derecha neoliberal ha promovido el capitalismo rentista, como ha escrito Martin Wolf en Financial Times, que extrae más valor del que produce, y la izquierda el capitalismo woke, que combina el neoliberalismo con la guerra cultural progresista. Ambas élites han cerrado filas tras la crisis, lo que ha dejado fuera a unas clases bajas que se han dejado seducir por los nuevos partidos populistas. 

Es difícil adaptar este diagnóstico a España, que tiene sus particularidades. Pero no es del todo ajeno. En nuestro nuevo mundo ideológico, la izquierda urbana y educada, centrada en cuestiones posmateriales (el PSOE de Sánchez, el Podemos de Carmena) encuentra puntos en común con una derecha “comerciante” que se ha quitado de encima el olor a viejo y ha aceptado el multiculturalismo (Ciudadanos antes de su deriva populista). Yo no te toco las cuestiones materiales (a ninguno les interesa) y tú no me tocas las posmateriales. 

De nuevo, la brecha que señala Piketty no es extrapolable exactamente a España (el PSOE conserva a la vieja clase obrera), pero sí señala tendencias a medio plazo. La polarización y la relativa estabilidad económica impiden ver las corrientes de fondo. Pero en cuanto llegue una recesión, el cierre en filas de las élites económicas y educativas nos permitirá comprender mejor nuestra época.

 

Más de este autor

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Cancelar el debate sobre la cancelación

«¿Está bien, es moral, es aceptable que en una democracia liberal una persona que tuitea una opinión polémica sea despedido de su empleo solo porque lo ha pedido una turba?»

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Llop

En Beirut

«Nunca pensé que caminaría tan tranquilo con el cañón de una tanqueta sobre nuestro grupo o el de un fusil de asalto apuntando a nuestras cabezas»

Opinión

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión